Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira
KIOSCO12


LA HISTORIA DEL FINAL DE JORGE CAFRUNE
Una muerte dudosa

La “historia oficial” dice que el folklorista murió en 1978 en un accidente de ruta. Su hija, Yamila Cafrune, abogada y cantante, cuenta que la familia siempre sospechó que fue un asesinato político.

Yamila cuenta que a la familia le pareció extraño el accidente.
Para López Rega, Cafrune era más peligroso que un ejército.

Por Karina Micheletto

La madrugada del 31 de enero de 1978, cuando marchaba a caballo rumbo a Yapeyú para depositar un cofre con tierra de Bolougne Sur Mer en homenaje al general Jose de San Martín, el folklorista Jorge Cafrune fue atropellado por una camioneta. Quedó demasiadas horas tirado en la ruta con las costillas incrustadas en los pulmones, y al día siguiente falleció. A la camioneta y a su conductor se los tragó la noche: sólo pudo saberse un nombre –Héctor– susurrado por los habitantes de Benavídez.
Por entonces Yamila, la hija mayor del legendario creador de Zamba de mi esperanza, tenía 12 años. A los 18 decidiría seguir la carrera de abogacía. “Siempre sostuve la idea de que es posible hacer justicia hablando con la verdad, pero desde que pasó lo de mi papi supe lo que es empezar por casa”, dice Yamila. “Hasta el ‘83 fue imposible averiguar nada. Ese año empecé la facultad, y con mi madre y mis hermanas intentamos por todos los medios encontrar algún otro dato. Pero la investigación llegó a un punto muerto”.
Sin embargo, dice Yamila, hay numerosas conjeturas posibles. “Que detrás del accidente estuvo Gendarmería, o la Triple A. Es sabido que López Rega dijo que Cafrune era más peligroso con una guitarra que un ejército con armas. Es sabido que sus discos estaban prohibidos: En Radio Nacional de Córdoba guardan un disco que tiene los temas que no podían pasarse tachados con birome en la tapa y rayados con un clavo adentro. Entre ellos estaba Zamba de mi esperanza. ¿Sabés cuál era la palabra prohibida...? Era la palabra esperanza”.
Hay otros datos, que involucran nombres que Yamila ha preferido no retener en la memoria. Graciela Geuna, sobreviviente del campo clandestino de concentración La Perla, declaró haber escuchado cómo el por entonces teniente primero Carlos Enrique Villanueva dispuso en ese lugar la muerte del folklorista, luego de que éste cantara en Cosquín Luna cautiva, una zamba “no autorizada”. “Esto no deja de ser una conjetura, algo que alguien dice que escuchó”, apunta Yamila en una entrevista con Página/12. “Nosotros preferimos creer que fue un accidente. Llegó un punto en que priorizamos nuestra salud mental. La decisión de la familia es llegar hasta acá”, resume.
En 1992, Yamila comenzó su carrera profesional de cantante casi por causalidad. “Yo estaba recién recibida de abogada, trabajaba en el registro civil, y mi vida parecía encaminada por ahí. Fui a Cosquín por un homenaje a mi papá, y pedí que me dejaran cantar en un escenario callejero. Sucedió que entre el público estaba Julio Mahárbiz, y él me invitó a que el día siguiente hiciera un tema en el escenario mayor. Así empezó todo”, relata. Hoy Yamila no es sólo la hija de: ha sabido ganarse un lugar propio en el folklore local, con un repertorio que lentamente se aparta de lo más tradicional. Actualmente prepara un nuevo disco –ha editado cinco, en uno de los cuales canta, sobregrabada, junto a su padre- y conduce el programa de radio Nuestra herencia, que se emite los martes y jueves de 21 a 22, por fm folk, 92.3.
–¿Pesa o es un orgullo para una folklorista el apellido Cafrune?
–Es un honor. No es una carga, como mucha gente cree, pero sí una responsabilidad enorme. En el aspecto musical, porque la gente cree que una nació artista por ser la hija de Cafrune, y entonces siempre está el miedo de que piensen “cómo teniendo el padre que tiene no sabe lo que es una milonga...” O hasta en la forma de vestir: la gente espera verte de una determinada manera sobre el escenario, y por ahí no aceptaría que yo me aparezca de minifalda. La forma es una tontería, pero es importante lo que significa esta demanda: que hay una forma de llevar la vida que uno ha legado, y que tiene que respetar. No como obligación, pero sí como algo de lo que uno elige hacerse cargo.
-¿Qué cosas, además de la música, le legó su padre?
–Me legó una vida honorable a imitar y un nombre digno a llevar. Como me dijo una vez (Horacio) Guarany, yo nunca voy a tener que bajar la vista cuando hable de mi viejo. He recorrido todo el país y en todos los caminos encuentro los mejores recuerdos de la gente hacia mi padre.

 

Un homenaje en cuatro cd

Este domingo, con la edición de Página/12 se publicará el primer disco de la colección Jorge Cafrune, viento del pueblo , a un precio de compra opcional de 6 pesos. El homenaje consta de cuatro discos, que irán saliendo en los sucesivos domingos, y que mostrarán una perspectiva global de la obra del cantor popular. En la primera entrega se incluirán catorce canciones emblemáticas de Cafrune. Se trata, en todos los casos, de clásicos del folklore argentino, popularizados en buena medida por él. Así, desfilan, con el habitual estilo interpretativo de Cafrune, “Las golondrinas” (E. Falú-J. Dávalos), “Zamba de mi esperanza” (Luis Morales), “Virgen india” (Hermanos Albarracín), “Zamba por vos” (Alfredo Zitarrosa), “El último sapukai” (O. Valles), “Guitarra, dímelo tú” (Yupanqui), “Recuerdos de Ypacaraí” (D. Ortiz-Zulema de Mirkin), “Sudamérica” (J. Dávalos) y “Coplas del payador perseguido” (Yupanqui), entre otros.

 

SHOW GRATUITO EN APOYO A MARCOS
Corazones zapatistas

Joaquín Sabina y las bandas Maldita Vecindad, Panteón Rococó y Santa Sabina celebrarán la llegada de la caravana zapatista al Distrito Federal de México, con un recital gratuito en el Zócalo –un tradicional lugar de aquella capital– que se concretará el próximo lunes 12. El show conjunto, organizado bajo el lema “Zapata en el Corazón”, fue propuesto por los artistas mexicanos y el cantante español al Instituto de Cultura de Ciudad de México, como una forma de saludar el arribo de la delegación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Veintitrés comandantes del EZLN y su líder, el Subcomandante Marcos, tienen previsto llegar el domingo 11, después de haber recorrido unos 3000 kilómetros, para pedir la aprobación de una ley de derechos indígenas.
Rocco, líder de Maldita Vecindad, y Rita, de Santa Sabina, fueron los encargados de anunciar el recital. Durante la reunión, hicieron suyas las tres demandas del EZLN al gobierno del presidente Vicente Fox: retirada del ejército de siete bases de Chiapas —en el extremo sudeste del país—, liberación de los zapatistas presos y aprobación de la ley. Sabina envió un mensaje desde Querétaro y a través de Rocco confirmó su participación en el concierto y alegó que “es un bohemio que tiene horarios europeos”, para justificar su ausencia. Más tarde, el líder de Maldita Vecindad recordó que también se celebrarán otros conciertos en la ciudad, “igualmente importantes y por el mismo asunto, aunque con otros lemas”. Uno se hará Xochimilco (sur de la capital) y otro en la sede de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Según dijo Rita, bandas de Estados Unidos y Europa han hecho llegar su apoyo al EZLN en esta causa.

 

PRINCIPAL