CULTURA DIGITAL

“Nokia ha cometido un error”

El autor de La ética hacker pasó a dar una conferencia sobre el círculo virtuoso generado en Finlandia entre la industria privada, la cultura abierta y la universidad de calidad. Hasta que llegó Microsoft.

 Por Mariano Blejman

El Filósofo Finlandés Pekka Himanen (#FF de ahora en adelante) habla pausado, como articulando ideas mientras está por decirlas, como quien ha pasado muchas horas frente a las computadoras y está perdiendo la capacidad de expresarse. Sin embargo, sus comentarios parecieran ser profundos: la educación pública, gratuita y de alto nivel que hay en Finlandia puede ser una excepción, sobre todo si se compara con la de Estados Unidos. Pero también podría ser la regla. El círculo virtuoso generado durante años alrededor de las empresas privadas (Nokia como estandarte), la cultura libre (Linux como conquistador del inframundo de Internet) y la investigación científica (con la Universidad de Helsinki como sede de la tormenta de ideas) son las banderas con las que #FF se presentó esta semana en Buenos Aires, en el marco de una serie de charlas en la Fundación Osde y la Universidad de San Martín.

Puede haber sinergia entre el sector privado, la cultura abierta y la educación. Finlandia es un caso excepcional que puede servir de inspiración, dirá durante el almuerzo organizado en la sede de Flacso, ante un puñado de invitados. El frío país nórdico es un caso excepcional y bastante diferente del Silicon Valley, por cierto. ¿Pero cómo es posible entonces, que la empresa más grande de ese mundo casi perfecto –Nokia, que fuera amo y señor de los teléfonos móviles durante los años ’90–, haya congelado su crecimiento tomando dos decisiones que le han hecho perder mercado de manera escandalosa (tardó años en abrir Symbian, el sistema operativo de sus teléfonos, y finalmente dejó de lado el proyecto Meego de Linux para abrazar un acuerdo corporativo con Microsoft para desarrollar Windows 8 en el mundo móvil)?

¿No le parece que se alteró el círculo virtuoso?, le pregunta este cronista. “Es claramente un error.” Lo que no se alcanza a dilucidar es si el error forma parte de una alteración del perfecto sistema finlandés o que el sistema finlandés no es tan perfecto como parece. De cualquier manera, eso no parece ser un problema al que haya contribuido Himanen, uno de los investigadores de la sociedad de la información más reconocidos del planeta, cuyos trabajos han sido traducidos a veinte idiomas. El #FF Himanen tiene un doctorado en filosofía en la Universidad de Helsinki y se hizo mundialmente famoso cuando publicó La ética hacker, un libro que analiza los usos y costumbres de la cultura de los programadores, históricamente criminalizados por el discurso occidental y cristiano. Es coautor de La sociedad de la información junto a Manuel Castells, que se ha convertido en un libro de referencia a nivel mundial en materia de nuevas sociedades.

Actualmente, Himanen divide su tiempo como profesor de arte y diseño en Helsinki, profesor en Oxford, en el IN3 Institute en Barcelona, y trabaja en el Helsinki Institute For Information Technology. “El Silicon Valley es un caso muy particular: en un par de kilómetros se encuentran todos los capitales de riesgo del mundo. Esa combinación de talento, riesgo y cultura de creatividad ha hecho que la lista de las cuarenta compañías más importantes de Estados Unidos haya cambiado totalmente en apenas dos décadas.” Pero el sistema del Silicon Valley tiene un impacto diferenciador en la sociedad californiana. “Hay más afroamericanos en las cárceles que en las universidades. Y la prisión californiana tiene más presupuesto que la educación –analiza Himanen–. Otro de los problemas es que si todo el mundo fuera como el Silicon Valley necesitaríamos cuatro planetas para sobrevivir”, dice.

Himanen cree que la cultura abierta triunfó allí donde se lo propuso, que los servidores de Internet corren en Linux, que tres cuartos de los teléfonos son Android, que a su vez son una versión del kernel Linux, y que se trata del modelo más inclusivo, como lo ha demostrado el círculo virtuoso de Finlandia en contraposición al Silicon Valley –hasta que los de Nokia se decidieron por Windows– y alteraron la teoría de #FF.

El filósofo finlandés (#FF) tuvo la gracia de haber nacido en el mismo país donde también nació Linus Torvalds, creador de Linux, quien se convirtió en el prologuista de su libro La ética hacker. “Lo sorprendente de ese movimiento tan fuerte es cómo un estudiante sin recursos emergió desde los bordes y apostando a la cultura abierta terminó transformando una sociedad”, cuenta Himanen. Entre otras cosas, lo que hace Himanen es pensar cómo usar esta misma filosofía abierta e innovativa para otros temas. “Trabajé diez años diseñando estas políticas nacionales, en universidades, donde hay siempre una gran cantidad de resistencia a la innovación”, cuenta.

“Hay una regla que se viene repitiendo: primero te ignoran, después te aman, luego te pelean y luego ganaste –cita–. Nokia ha cometido un error. La creatividad está afuera de las compañías. Microsoft cree que abrir los sistemas puede ser algo peligroso. Pero Apple cometió el mismo error durante años con las computadoras cerradas. Luego apareció IBM, que con Microsoft propuso una arquitectura más abierta y luego vino alguien con las ideas de los paquetes de oficina, los juegos, el entretenimiento.” Ah, sí, los juegos también forman parte del ecosistema abierto en Finlandia. De hecho, otra empresa finlandesa, Rovia, es la que hizo la aplicación más bajada del App Store durante 2011: el de los pajaritos y los chanchitos. Sí señor: Angry Birds también es finlandés. No sólo de filosofía vive el hombre.

@blejman

Compartir: 

Twitter
  

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.