ECONOMIA › EL SECRETARIO DEL TESORO LANZO UNA ADVERTENCIA A LA ARGENTINA

¿Washington bajó el pulgar?

El secretario el Tesoro, Paul O’Neill, insistió con que no habrá ayuda del Fondo Monetario hasta tanto los gobernadores no sintonicen la onda del ajuste. Además, como nunca antes, habló de los argentinos y sus problemas. Dijo que Argentina era “la definición de una sociedad desorganizada”. Y contó porqué el Fondo decidió “no jugar más” si antes no ve resultados de la administración Duhalde.

 Por Maximiliano Montenegro

Se sabía que era verborrágico. Pero esta vez superó todas sus declaraciones anteriores. Argentina “es la definición de una sociedad desorganizada”; “se metieron solos” en la crisis; “lo que dijo el FMI fue: no vamos a jugar más”. El secretario del Tesoro de EE.UU., Paul O’Neill, volvió a dejar en claro ayer que el gobierno norteamericano no apoyará un nuevo préstamo del Fondo Monetario al país hasta tanto la administración Duhalde no haga los deberes que exige Washington. El propio O’Neill marcó también en el cuaderno de tareas: habló de la necesidad de llevar el ajuste a las provincias y de aumentar la recaudación persiguiendo a los evasores. Tanta dureza no evitó el elogio personal al alumno Remes Lenicov: “me gusta un montón”, exageró, y le agregó la típica palmadita para alentarlo a que siga participando de un concurso con premio lejano: “en las últimas semanas, creo que se han movido en una dirección que parece correcta”, afirmó. Remes, por su parte, advirtió en una entrevista concedida a la agencia Reuters que “la salida de la Argentina va a ser muy difícil sin el acuerdo con el Fondo Monetario”. ¿Las declaraciones de O’Neill significan que Washington le bajó definitivamente el pulgar a la administración Duhalde?
Esa es la interpretación de un sector del establishment financiero local que juega hoy a favor de la dolarización, previa eyección de Duhalde del poder. “Mi interpretación es que no va a haber plata para Argentina. Que no confían en el programa y no hay apoyo para el gobierno. Esto está en línea con la visa (para ingresar a Estados Unidos). Es una señal clara de desprecio a esta gestión”, especuló ante este diario el ejecutivo de un banco extranjero de primera línea.
Sin embargo, uno de los funcionarios clave de Economía se mostró tranquilo de que el veredicto de Washington todavía no cayó: “El pulgar está a la altura que está todo el tiempo. Dependiendo de lo que nosotros presentemos se va a mover. Si es adecuado va a ir para arriba, sino va a ir para abajo”, explicó. La misma fuente relativizó las palabras de O’Neill: “El y Koehler (titular del FMI) dicen lo mismo todo el tiempo: la responsabilidad es de los argentinos, es inaceptable semejante desorden, es un problema de la sociedad y de los dirigentes, recibieron miles de millones de ayuda y los malgastaron. No van a recibir un dólar más hasta que presenten cosas convincentes”, interpretó el funcionario.
“Para nosotros no es ninguna novedad lo que dice ni dejamos de compartir el diagnóstico. Lo expone en términos tan crudos como lo hicimos nosotros en la Cámara de Diputados”, agregó.
Las declaraciones del secretario del Tesoro norteamericano fueron realizadas en la cámara norteamericana de comercio, que nuclea a las empresas más grandes de los Estados Unidos. Ese auditorio se convirtió ayer en una tribuna abierta hacia el mundo.
Por eso, Remes Lenicov se apresuró en declarar en la agencia de noticias económicas Reuters que el gobierno estaba haciendo los deberes con miras a alcanzar un acuerdo con el FMI: “Requerimos sí o sí llegar a un acuerdo con los organismos internacionales, en particular con el FMI ...Estamos convencidos que la salida de la Argentina va a ser muy difícil sin el acuerdo con el Fondo Monetario”, aseguró, buscando tranquilizar a Washington de que seguirá cumpliendo con el libreto.
Remes necesita los recursos de Washington para engrosar las reservas del Banco Central y así poder asegurar que la flotación del tipo de cambio no terminará con un dólar en la estratosfera. Aun así, en Economía desmienten que, como dijo el Presidente, la idea sea que el Central intervenga para estabilizar la paridad en 1,60 a 1,70 pesos por dólar (ver aparte).
En el equipo económico dicen que la negociación con el Fondo está encaminada. Que la propuesta de la Nación, de asumir frente a los bancos la deuda de las provincias, terminará por destrabar un acuerdo preliminar sobre la coparticipación de impuestos. Y que sólo falta avanzar en laaprobación del proyecto de Presupuesto enviado por el Ejecutivo al Congreso. Así, calculan que hacia la semana próximo ya podría definirse una fecha para la misión del FMI que vendría al país para iniciar formalmente negociaciones por un nuevo programa de asistencia financiera.
“Nosotros les planteamos que una vez que cerráramos un acuerdo político con los gobernadores, empezábamos a negociar el programa. Sobre la marcha, después veremos si hay que hacer ajustes adicionales en el Presupuesto y en las provincias”, dijo a este diario el funcionario de Economía. Y, una vez más, se preocupó por desactivar las expectativas creadas sobre la magnitud de la asistencia financiera que podría conseguirse: “Nunca se habló de un megapaquete. Lo que hay son 9 mil millones pendientes del blindaje, y se podría llegar a solicitar una ampliación de 3 a 4 mil millones”, sostuvo.
Sea como fuere, las declaraciones de O’Neill hacen recordar a las señales que enviaba Washington en los tiempos del ex ministro Roque Fernández, cuando Menem se había lanzado por la re-reelección y entonces se olvidó un par de años de ajustar. Como lo veían flojito, indeciso y sin el respaldo político necesario para pasar la guadaña sobre las cuentas públicas, desde el FMI o el Tesoro lanzaban advertencias a la dirigencia política y a los gobernadores para que no dejaran de sintonizar la onda del ajuste.
En aquel entonces Roque, que contaba con el apoyo del establishment financiero local e internacional, lo agradecía, ante una sociedad que sólo reaccionaba esporádica y aisladamente. Ahora, en cambio, en medio de la mayor crisis social de la historia, las palmaditas de Washington a Remes pueden hacerlo tambalear, junto con el Presidente.

Compartir: 

Twitter
  

Secretario del Tesoro, Paul O’Neill.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.