EL MUNDO › CONMOCION AL SUR DEL RIO BRAVO POR LA DECISION

Muro de los lamentos de Fox

La administración de Vicente Fox fracasó en su intento por lograr un acuerdo migratorio integral con EE.UU. Presentará ante la ONU un reclamo que reivindica el libre tránsito de las personas.

Ante la tibia resistencia del gobierno mexicano, el presidente de Estados Unidos, George Bush, firmó ayer la “ley del muro”, que prevé la construcción de una doble valla de seguridad sobre mil ciento veintiséis kilómetros de su frontera sur. La medida busca detener un flujo de inmigrantes indocumentados que año a año crece. En los últimos doce meses, se estima que cuatrocientos mil mexicanos indocumentados han cruzado la frontera. Pero no todos corren con la misma suerte. Los que mueren en el intento ascienden a más de 400 por año. La construcción del muro no sólo tendrá un efecto humano para México, sino también económico. Todos los días, los mexicanos que viven en Estados Unidos envían remesas por 24,4 millones de dólares, según el Consejo Nacional de Población.

La administración de Vicente Fox apostó todo a un acuerdo migratorio integral con Estados Unidos, al que eufemísticamente llamó “the whole enchilada”, pero fracasó rotundamente cuando el gobierno de la Casa Blanca cambió sus prioridades tras los ataques del 11 de septiembre a Nueva York y Washington. Fox calificó al muro como “una vergüenza”. “Va totalmente en contra de una nación que se precia de ser abierta”, cuestionó el mandatario. México ha anunciado que prepara un proyecto de resolución para presentarlo en la Asamblea General de las Naciones Unidas para reivindicar el derecho al libre tránsito de las personas y asentar que la construcción de barreras físicas entre países constituye una violación a los derechos humanos.

Ayer, en Ottawa, luego de reunirse con el primer ministro canadiense, Stephen Harper, el presidente electo Felipe Calderón comparó la valla fronteriza con el Muro de Berlín que dividió a Alemania. Dijo que la decisión de construir ese obstáculo fronterizo es “deplorable” y la calificó como “un grave error”. El sucesor de Fox recordó que todos los años mueren más de 400 mexicanos intentando cruzar la frontera y afirmó que con la construcción del muro, sólo se acentuará este problema. Calderón planea entrevistarse con Bush en Washington en dos semanas más.

Por su parte, el canciller mexicano, Luis Ernesto Derbez, apenas atinó a calificar el acto como un “espectáculo electoral” y un “insulto” y descartó que la “ley del muro” se aplique cabalmente, debido a su alto costo. Bush autorizó a principios de este mes un presupuesto de mil doscientos millones de dólares, pero podría costar hasta 8 mil millones sellar casi 35 por ciento de los tres mil doscientos kilómetros de frontera entre ambos países con barreras físicas y virtuales para frenar el paso de inmigrantes indocumentados, la mayor parte de ellos mexicanos, aunque un número importante de centroamericanos cruza también por aquí. En principio, el Departamento de Seguridad Interna estadounidense construirá tramos específicos de barda en la frontera con Tecate y Mexicali, en Baja California, así como en puntos específicos en Arizona, Nuevo México y Texas. Además, en ese último estado se levantarán vallas dobles en los poblados de Eagle Pass y Del Río y hasta veinte kilómetros en Nuevo Laredo y Brownsville.

El gobierno de México se mostró seguro de que esta nueva medida no solucionará el problema migratorio y continuó abogando por una reforma integral, que incluya tantos los intereses de un lado como los del otro. “Fue una decisión sin visión de futuro, pues por igual habrá de afectar tanto a su sociedad como nos afecta a nosotros”, sentenció el presidente Fox.

Compartir: 

Twitter
  

Una familia de inmigrantes ilegales se prepara para cruzar el Río Grande desde Chihuahua.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.