EL PAIS › EL TITULAR DE SALUD DE LA CIUDAD, JORGE LEMUS, ES CUESTIONADO POR LOS PROPIOS MACRISTAS

Ministro con pronóstico reservado

Macri analiza desplazarlo. Está disconforme con su gestión y entre los candidatos para reemplazarlo tiene uno del Coti Nosiglia.

 Por Santiago Rodríguez y Werner Pertot

La continuidad en el gabinete del ministro de Salud porteño, Jorge Lemus, está en terapia intensiva. El jefe de Gobierno, Mauricio Macri, estudia reemplazarlo, luego de tres meses de gestión que en el macrismo evaluaban como una eterna plancha. Mientras se decide su destino, dentro de PRO comenzó la danza de los reemplazantes: se mencionaba al ex director del Hospital Argerich Enrique Rosemblat, al macrista Hernán Seoane y al viceministro Miguel Schiavone. Este último, con menos chances, tendría el apoyo de Diego Santilli, mientras que el nexo de Seoane es el primo Jorge Macri y el de Rosemblat, nada menos que Enrique “Coti” Nosiglia. Como para preparar el ambiente, ayer se fue –y no por las buenas– el subsecretario de Higiene Urbana, Gustavo Grasso (ver aparte).

Las principales críticas a Lemus se escucharon en una reunión reservada del macrismo esta semana. “Es un inútil”, soltó uno de los macristas disconformes con la gestión del ministro de Salud y ex director del Hospital Fernández. Señalaron que no generó ninguna acción remarcable en los primeros cien días de gestión, con excepción de un gol en contra, cuando anunció que los porteños iban a tener prioridad en los hospitales sobre los bonaerenses. Los macristas recuerdan que fue la primera polémica que tuvieron que enfrentar. Desde entonces, Lemus optó por no hacer más declaraciones. Su otro anuncio fue el del traslado y la descentralización de los hospitales Borda y Moyano. Sin embargo, relativizaban la importancia de la medida, que demorará unos dos años.

Cuentan que el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, incluso llegó a hablar sobre Lemus en los contactos que viene teniendo con el jefe del bloque kirchnerista, Diego Kravetz, para negociar la reforma constitucional que busca Macri y para la que necesita los votos K en la Legislatura. Kravetz tiene un enfoque negativo sobre la gestión del ministro. De hecho, presentó un pedido de interpelación a Lemus para el 24 de abril. El legislador kirchnerista plantea que la ciudad tiene más plata que nunca y faltan remedios e insumos en los hospitales como en 2001, en medio de la crisis. El macrismo se encamina a rechazar la interpelación, pero con la salvedad de que enviaría a Lemus a dar explicaciones ante la Comisión de Salud, cuando podrían incluso ahorrarle esto último. Un dato sintomático de cómo es visto Lemus en PRO.

Otra versión, que circula en el sistema de Salud, indica que Lemus efectivamente tiene un perfil “poco ejecutivo, demasiado docente”, pero que a su vez le impiden gestionar. Uno de los casos que se menciona son los 3800 nombramientos de enfermeras y administrativos que el ministro prometió para el sector. La cartera de Salud ya terminó con todos los requisitos necesarios para incorporar más personal a los hospitales, pero las designaciones quedaron frenadas en el Ministerio de Hacienda. La falta de personal llegó al punto de que algunos hospitales porteños tienen que suspender trasplantes.

En PRO no perdieron tiempo para postular reemplazantes. Uno de ellos es Seoane, quien ya había sonado para el cargo en los primeros proyectos del gabinete PRO. Seoane es un hombre de Jorge Macri, trabajó largamente en el Hospital Italiano, que dirigía Tonino Macri, tío del jefe de Gobierno. Hoy está en la UPI 5, una de las cinco gerenciadoras del PAMI en Capital Federal. Otro de los postulantes es el viceministro de Salud, Miguel Schiavone, quien también era el segundo de Lemus en el Fernández. Schiavone no es mal visto por el kirchnerismo, pero su cercanía al ministro le juega en contra.

Con más fichas aparece Enrique Rosemblat, quien fue director del Argerich durante seis años, a fines de los noventa, y se fue de ese hospital en medio de denuncias de supuesta corrupción. No tiene buena relación con los médicos, pero siempre se habla bien de él en Sutecba. Luego estuvo en Córdoba, reorganizando la obra social provincial para José Manuel De la Sota. El nexo con Rosemblat es el eterno operador del radicalismo, el Coti Nosiglia. Ya habría recibido un ofrecimiento, aunque está indeciso. El Coti lo llamó y le dijo, lacónico: “Agarrá”.

Compartir: 

Twitter
  

Lemus fue quien anunció que los porteños tendrían prioridad en los hospitales de la ciudad.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.