EL PAIS › PABLO, EL HERMANO DE MARIANO FERREYRA, ASESINADO POR LA PATOTA DE LA UF

“Tuve una sensación de alivio”

La detención de José Pedraza le dio a Pablo Ferreyra la esperanza de justicia. Junto con sus padres, quiere que las responsabilidades lleguen “a lo más alto” de la cúpula de la Unión Ferroviaria y a los policías que dejaron actuar a la patota.

 Por Adrián Pérez

“Mariano logró transmitir su calidez a un sector militante, tanto de organizaciones ligadas al Gobierno como a la izquierda, que está muy conmovido por lo que pasó.” A medida que Pablo Ferreyra reflexiona sobre el asesinato de su hermano, su rostro desnuda las marcas del cansancio provocado por las pocas horas de sueño. Es que su teléfono celular no para de sonar desde muy temprano, cuando se conoció la noticia que él y su familia esperaban con ansiedad: la detención de José Pedraza, titular de la Unión Ferroviaria (UF); Juan Carlos “Gallego” Fernández, su segundo en el sindicato, y Gustavo Alcorcel, un ferroviario que fue señalado por militantes de la agrupación Causa Ferroviaria como reclutador de la patota que el 20 de octubre asesinó al militante del Partido Obrero. Mientras un grupo de ferroviarios de la UF realiza un lockout en Constitución y se moviliza a Tribunales para pedir la libertad de su líder, el hermano de Mariano Ferreyra recibe a Página/12 en el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) para hablar sobre las detenciones.

–¿En qué pensó cuando se enteró de que habían detenido a Pedraza?

–En algún punto me puse contento. Tuve una sensación de alivio. Entiendo que la causa se desarrolla hacia la idea de que Pedraza y la cúpula de la Unión Ferroviaria están involucrados en el asesinato de Mariano. Enseguida hablé con mis viejos, con quien compartimos cierta alegría, aunque en un marco más bien trágico.

–Ahora que Pedraza está preso, ¿cuáles son sus expectativas?

–Que se avance en las responsabilidades y se llegue al punto más alto. El horizonte es la responsabilidad intelectual y el encubrimiento policial. No nos vamos a conformar con otra cosa que juicio y castigo a los asesinos de Mariano.

–¿Cómo evalúa la labor de la jueza Wilma López y la investigación que inició Cristina Caamaño, actualmente, en manos de Fernando Fiszer?

–El trabajo de Caamaño fue impecable. Sentó las bases de las líneas de investigación. El trabajo de la jueza también fue muy bueno. En algún momento temí que se dilatara la investigación sobre los autores intelectuales. Pero, en un giro magistral, la jueza salió con estas detenciones, que ya había pedido Caamaño. Y el fiscal actual (Fernando Fiszer) ratifica la misma línea de investigación que trazó Caamaño. Tengo muchas expectativas sobre su trabajo. Todos se mostraron dispuestos a escuchar y comprometerse.

–¿Qué impresión le dejó el encuentro con la Presidenta?

–Fue importante la contención que le dio a mi vieja, en un encuentro íntimo entre madres. Mi hermana Rocío lo definió como una reunión familiar. Fue un encuentro sin especulaciones, se habló de lo que nosotros queríamos y la Presidenta respondió a ese reclamo. Tuvimos un respaldo político muy fuerte. Eso a mis viejos los dejó tranquilos. Nos dijo que la Justicia estaba trabajando bien y lo iba a seguir haciendo.

–Hoy (por ayer) hubo un lockout de trabajadores de la Unión Ferroviaria que se movilizaron a Tribunales para pedir la liberación de Pedraza.

–La huelga fue impresentable, injusta. Que Pedraza esté preso es una decisión de la Justicia tomada sobre cuatro meses de investigación. Frente a la decisión de la Unión Ferroviaria de ir a Tribunales, le decimos a la sociedad que vamos camino a esclarecer un asesinato.

–La muerte de su hermano desnudó lo peor del sindicalismo: las patotas. ¿Es posible terminar con ese modelo de violencia gremial?

–Que las discusiones se terminen con una bala me parece ridículo. Espero que la muerte de Mariano sirva para sensibilizar a la gente de que esa forma mafiosa y patotera de hacer sindicalismo tiene que desaparecer, que se respire un clima de más libertad dentro de los sindicatos. Sé que hay voluntad de acabar con las tercerizaciones, pero deben hacerse más esfuerzos. Debe acabarse con los negociados y toda política que no favorezca al trabajador.

–¿Qué le diría a los ferroviarios de Escalada que fueron convocados por sus delegados para participar del ataque y no se presentaron a declarar?

–Que si están en contra de lo que pasó, si se sienten afectados o arrepentidos, si piensan que fueron un ariete más en la estructura que los presionó para enfrentarse a otros trabajadores, acudan a la Justicia. Me parece que la detención de Pedraza puede funcionar como un paraguas para frenar las amenazas. Este es el momento de declarar.

–¿Cómo analiza la posición del Partido Obrero frente al asesinato de su hermano?

–Más allá de las diferencias que tengo con ellos desde hace muchos años, pienso que su postura fue buena porque acompañaron desde la lucha en las calles cada movimiento de la Justicia y funcionaron como una presión.

–Al mediodía subió una foto a Twitter con un mensaje: “Nunca nos olvidemos de Elsa, que la está peleando”. ¿Por qué lo hizo?

–Recibí un mensaje de la hija donde me dice que quiere conocerme y que su mamá está luchando, peleándola, pero está mejorando. Junto a mi familia siempre estuvimos interesados en su salud. Espero que cuando tengamos sentados en el banquillo a Pedraza, Fernández, los siete imputados por el asesinato de Mariano y la Policía Federal, Elsa esté presente y sepa que estamos ahí por Mariano y por ella. Si Pedraza va a la cárcel, que también vaya por lo que le hizo. Ojalá le lleguen estas palabras.

Compartir: 

Twitter
  

“Fue importante la contención que le dio a mi vieja” el encuentro con la Presidenta, dijo Pablo Ferreyra.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAIS
 indice

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.