SOCIEDAD › TERMINO LA INTERVENCION EN LA OBRA SOCIAL DE LOS MUNICIPALES PORTEñOS

Otra vez en manos del sindicato

El macrismo podría lograr mañana, con algún apoyo kirchnerista, la aprobación de la ley que permite a los afiliados “optar” por alguna obra social que firme convenio con Obsba. La Coalición Cívica denunció un pacto entre el macrismo y el sindicato.

 Por Eduardo Videla

La intervención a la Obra Social de los trabajadores de la ciudad de Buenos Aires (Obsba), dispuesta por el macrismo hace un año, cesó ayer, y la organización que maneja la salud de unos 110 mil empleados, profesionales y jubilados volverá a ser conducida por un directorio controlado por el Sutecba, el gremio conducido desde hace años por Amadeo Genta y Patricio Datarmini. Así, a un año de la intervención promovida por el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, se cierra un círculo con un proyecto de ley que no permite la desregulación, como se lo había planteado el oficialismo, sino la “libre opción”, que consiste en permitir a los afiliados migrar, a partir del 1º de abril, hacia una obra social que previamente haya suscripto un convenio con la Obsba. El proyecto podría convertirse en ley ya que además del macrismo lo apoyan algunos diputados kirchneristas. En cambio, lo rechaza la Coalición Cívica, que hace un año permitió con sus votos la intervención y ayer denunció “un pacto entre el macrismo y el sindicato”.

La intervención a la Obsba, que había nacido con el objetivo de lograr la desregulación de la obra social municipal establecida por la ley 472, termina estableciendo otro mecanismo para el posible traspaso de afiliados: sólo podrán hacerlo a obras sociales que convienen con la Obsba. Se estima que se suscribirán acuerdos con la obra social de docentes (Osplad) y la de médicos municipales, mientras que el personal jerárquico podría migrar hacia Unión Personal (de UPCN).

Ayer, la Coalición Cívica salió con los tapones de punta en contra del proyecto macrista que da por terminada la intervención. El presidente de ese bloque en la Legislatura, Enrique Olivera, denunció que “a un año de la intervención, no se cumplieron los objetivos planteados e, inexplicablemente, Macri decidió devolver (la Obsba) al sindicato, en el marco de la incorporación del PRO a la órbita del PJ. “No hay desregulación, no se constituyó la comisión reorganizadora, continúan la baja calidad de prestaciones, los altos costos, la necesidad de saneamiento administrativo y la falta de transparencia –advirtió Olivera–. Macri acordó con el sindicato luego de su arreglo con el PJ; la Obsba es la moneda de cambio y sus afiliados, los rehenes.” La Coalición Cívica presentará mañana su propio proyecto.

También llegará al recinto un despacho en minoría, firmado por Martín Hourest (Igualdad Social) y Raúl Puy (ibarrismo), en el que propone un directorio integrado por once miembros, seis de ellos del Estado y cinco elegidos directamente por el “voto secreto y directo” de los trabajadores. “Macri intervino la obra social con el objetivo de sanearla, pero se la devuelve a los mismos que la dejaron en esa situación”, cuestionó Hourest, a Página/12.

En rigor, a partir de hoy, después del cese de la intervención, deberá designarse un nuevo directorio de la Obsba, con cinco representantes de Sutecba, cinco del gobierno, uno de médicos y uno de docentes. La presidencia estará a cargo de Sutecba, como ocurría hasta hace un año.

El kirchnerismo llega dividido a esta votación. El despacho de mayoría fue firmado por la diputada Ivana Centanaro, a instancias de su compañero de bloque Juan Manuel Olmos. Pero no todos están de acuerdo con esa táctica, según reveló Cristian Asinelli, uno de los integrantes del bloque que se opone a la norma.

El abogado Andrés Gil Domínguez, miembro de la comisión asesora de la intervención en representación de Sutecba, dijo a Página/12 que, de acuerdo con el proyecto, la Obsba tendrá la obligación de suscribir convenios, además, con empresas de medicina prepaga, lo que podrían adherir trabajadores de otros rubros. “La idea es hacer convenio con las mejores”, dijo Gil Domínguez.

Ese cóctel desembocaría en lo que se llama “descreme” de la obra social, es decir, la fuga de los afiliados con mayores ingresos (y aportes) con el consecuente desfinanciamiento, que debería ser compensado por el Estado porteño.

Desde el PRO, el diputado Alvaro González, presidente de la Comisión de Presupuesto, rechazó las críticas de la Coalición Cívica: “Me extraña que los diputados, que participaban de las reuniones de comisión, no hayan manifestado ahí su desacuerdo”, dijo el legislador. Y contraatacó: “Esta obra social fue creada en el año 2000 cuando Olivera era jefe de Gobierno, por una ley que establecía cómo se debe integrar el directorio de la Obsba”.

Aquella ley, la 472, establecía en sus artículos 37 y 38 que la Obsba debía adherir al Sistema Nacional de Salud y desregularse, de manera que sus afiliados pudieran traspasarse a otras obras sociales o prepagas adheridas. “Pero ocurre que la Obsba no es una obra social sindical ni una obra social del Estado, como es IOMA, sino que es una obra social mixta, por lo cual no puede adherir al sistema nacional de salud”, explicó a este diario el abogado Gil Domínguez, asesor legal de Sutecba.

De todas maneras, como esa adhesión al Sistema Nacional de Salud debía hacerlo la propia Obsba, cuyo directorio estaba manejado por Sutecba, se cree que por esa razón nunca se avanzó demasiado en el intento por desregular: al sindicato no le convenía por la segura pérdida de afiliados y de aportes.

Compartir: 

Twitter
  

La idea original de la intervención era desregular la Obsba, pero no se logró.
Imagen: Sandra Cartasso
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.