SOCIEDAD › LAS LLAMATIVAS DISTINCIONES DEL MINISTRO A POLICIAS CUESTIONADOS

Del sumario al premio

El nuevo ministro de Seguridad bonaerense entregó a poco de asumir una serie de premios a integrantes de la policía. Muchos de ellos sumariados e investigados en expedientes internos. Aquí, la insólita lista de los premiados.

 Por Horacio Cecchi

El 13 de diciembre pasado era la meta que se había impuesto. Recién a partir de ese día empezaría a hablar sobre su nuevo cargo. Raúl Rivara, nuevo ministro de Seguridad bonaerense en reemplazo de Juan José Alvarez, no había elegido en forma casual aquel día: el 13 de diciembre es el aniversario de la creación de la Bonaerense, el volcán que ya envolvió en lava a 14 ministros en los últimos 10 años. Rivara es el 15º. El 13 de diciembre pasado, antes de sus primeras palabras al periodismo, se dirigió a los uniformados en el acto aniversario. Se sabe, los gestos también son palabras: en ese acto entregó premios a un conjunto de policías, como corresponde a la ocasión, uniformados de blanco. Página/12 tuvo acceso a los legajos de algunos de ellos. En ese aspecto, como los uniformes, los premios más que premios parecieron un blanqueo.
“Un policía corrupto da más inseguridad que un secuestro”, fue el mensaje que envió Rivara a la sociedad, en una entrevista periodística publicada un día después del día del Policía Bonaerense. En el centro de ese combate contra la corrupción están sentadas las dos oficinas dedicadas, como en las películas de gángsters, a los asuntos internos. Una es la Auditoría de Asuntos Internos, dependiente directamente del ministro y fuera del organigrama policial, dedicada a las faltas consideradas graves, y la otra es Dirección General de Sumarios Administrativos, un organismo dentro de la estructura orgánica de la Bonaerense, dedicada a las faltas leves y constituida por abogados policiales. La pauta de la distribución de puestos es que su director general, el comisario Angel Arturi, quien debe firmar todas las resoluciones jurídicas no es abogado. El 13 de diciembre, Arturi recibió el premio Dirección General de Policía de Seguridad Vial.
La de Arturi es apenas una anécdota. El 3 de septiembre del año pasado, ocho presos fugaron de la comisaría 2ª de Villa Ariza, de Ituzaingó, durante la noche. El método que utilizaron fue, podría decirse, el correcto. Usaron la puerta. En realidad, el marco de una puerta. Lo arrancaron de cuajo y lo utilizaron como pala para cavar un túnel. La guardia ni se enteró, al menos eso declararon sus integrantes. Entre ellos, el sargento ayudante Raúl Ignacio Maldonado, legajo 108.770. Maldonado fue puesto en disponibilidad por Asuntos Internos. El 13 de diciembre no sólo ya estaba en funciones nuevamente (ver aparte la profundidad de las investigaciones de AI), sino que recibió el premio Diploma Estímulo por sus actuaciones.
Otro que recibió el premio Estímulo fue el comisario Rubén Donato Montesino, legajo 13.330, a cargo de la 7ª de Morón. Hace dos meses, asesinaron a un empresario en su jurisdicción. Fue tan irrelevante su actuación para resolver el caso aún no resuelto, que Montesino fue relevado del cargo por decisión de AI. Pero Montesino no sólo recibió el premio Estímulo, sino que fue ascendido a jefe de la Departamental de Morón, o sea, a cargo de todas las comisarías del área incluyendo la que dirigía antes de su relevo.
El subcomisario Carlos Alberto Perillo, legajo 15.713, estaba, hasta el 11 de diciembre, a cargo de la 3ª de Morón. Tuvo la mala suerte de que el jefe y un suboficial del servicio de calle de su comisaría fueron acusados de extorsionar a un comerciante. Curiosamente, los dos acusados no fueron sumariados sino trasladados a otra comisaría. Perillo fue desplazado de la 3ª, pero dos días después recibía el premio Estímulo.
También recibió el Estímulo el comisario de la 16ª de La Matanza, Ricardo Pablo Pyzynski, legajo 13.348, más conocido como “el Gordo” Pyzynski o como el personaje escrachado por Telenoche Investiga en el caso de la cobranza de peaje a los prostíbulos de San Miguel, caso que derivó en la caída del ex jefe policial Amadeo D’Angelo.
También resultarán curiosos los casos del subcomisario Marcelo Ricardo Andrade, legajo 15.451, del oficial principal José Luis Gallardo, legajo18.413, y del subcomisario Vicente Antonio Melito, legajo 15.659. Andrade es actualmente segundo jefe de la Dirección de Prevención de Delitos Contra la Propiedad Automotor, o sea, la que se dedica a la avanzada sobre los desarmaderos. Gallardo se desempeña en la Planta Verificadora Morón, donde se verifican los vehículos de la jurisdicción. Melito está a cargo de la comisaría 6ª de Morón.
Melito recibió el premio Estímulo. Gallardo, una plaqueta con el pomposo título del premio: Presidencia de la Comisión de Seguridad de la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires. Andrade, en cambio, recibió el premio Intervenciones y Procedimientos Destacados Año 2003. Melito, Gallardo y Andrade son viejos conocidos, desde mucho antes de recibir sus premios el 13 de diciembre pasado.
En octubre de 2000, los tres militaban en la comisaría 6ª de Morón, en El Palomar, la misma que ahora, también como premio, conduce Melito. En ese momento, la 6ª estaba a cargo de Andrade, un declarado amigo del destituido jefe de la Bonaerense Alberto Sobrado, cuando Sobrado era el jerarca de la Departamental de Morón.
El 13 de ese mes, el detenido Ramón “el Enano” Quinteros se fugó “imprevistamente” de la 6ª. Página/12 reveló en forma exclusiva los detalles de esa imprevisible fuga y la forma en que “el Enano” fue regresado a la comisaría (ver aparte). Basta con recordar que al ser recapturado, Quinteros reingresó a la comisaría visiblemente indignado. No por haber perdido su recién recuperada libertad sino endilgándole al cabo primero Barrios: “Barrios hijo de puta, me cagaste diez mil pesos”, en referencia al peaje que cobró Barrios para abrir la puerta.
Andrade declaró ante Asuntos Internos que Quinteros se había fugado por el pasaplato, o sea, por la ranura por la que le pasan los platos de comida a los presos. Gallardo y Melito apoyaron en todo a su jefe. El pesado brazo de Asuntos Internos cayó despiadadamente sobre ellos: Andrade fue sumariado con el expediente administrativo 21.100-500.329 - ISA 2089/1000, denunciado penalmente ante la Justicia de Morón en la causa 87.458 por falso testimonio agravado por su condición de funcionario público y falsedad ideológica en instrumento público (desapareció el libro de guardia de la comisaría). Melito y Gallardo fueron sumariados en el mismo expediente de extenso título.
Los sumarios de los tres continúan aún hoy abiertos en la Oficina Anticorrupción de la Auditoría de Asuntos Internos. El proceso en la fiscalía 3 de Morón contra Andrade continúa abierto y sin definición. Andrade además fue demandado en el juzgado civil 21 de La Plata (como corresponsable solidario también fue demandado el Estado) y el juicio sigue abierto. El 13 de diciembre, Rivara les entregó el premio. El de Andrade es una muestra que no tiene desperdicio: fue por actuación destacada año 2003.

Compartir: 

Twitter
  

Sin ser especialista, Raúl Rivara asumió como ministro de Seguridad tras la renuncia de Alvarez.
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice
  • LAS LLAMATIVAS DISTINCIONES DEL MINISTRO A POLICIAS CUESTIONADOS
    Del sumario al premio
    Por Horacio Cecchi
  • UN INFORME REVELA LA VIOLENCIA QUE SUFREN LAS MUJERES EN LA MATERNIDAD DE TUCUMAN, LA MAS GRANDE DEL PAIS
    Parir en el infierno
    Por Mariana Carbajal

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.