SOCIEDAD › ENTREVISTA EXCLUSIVA A LA INVESTIGADORA

Cómo se reproduce el dengue

 Por A. P.

–¿Qué hacen en su laboratorio?

–En nuestro laboratorio empleamos al virus del dengue como modelo para entender procesos básicos sobre la multiplicación de los virus.

–¿Por qué eligieron el virus del dengue? ¿Qué tiene de particular?

–El virus del dengue es un serio patógeno humano que infecta alrededor de 50 millones de personas por año, causando 25 mil muertes, principalmente en Latinoamérica y Asia. Elegimos este virus como modelo porque se sabe poco de su biología, y como consecuencia de esto no se dispone de vacunas ni medicamentos para controlar las infecciones.

–¿Cuál es la novedad en el artículo que saldrá publicado ahora?

–En el artículo que saldrá publicado en la revista Genes & Development descubrimos el mecanismo molecular por medio del cual el virus del dengue puede replicar su material genético en una célula infectada. Cuando el virus infecta a una célula introduce una molécula de ácido nucleico (ARN) que contiene un código con la información genética del virus. Una vez adentro de la célula, este ARN se decodifica para producir proteínas del virus y entre ellas se encuentra una proteína muy especial que es la encargada de copiar el material genético, llamada ARN polimerasa. Este proceso de copia o replicación del ARN es muy específico y eficiente. En pocas horas, de una molécula de ARN se pasa a tener miles. Ahora bien, cuando la polimerasa viral está dentro de la célula se encuentra rodeada de millones de moléculas de ARN que pertenecen a la célula y la función de la polimerasa es copiar solamente al ARN del virus que en un principio se encuentra en pocas copias. ¿Cómo hace la polimerasa para discriminar las moléculas de ARN virales de las celulares? ¿Hay señales que le indican a la polimerasa esta molécula sí y ésta no? En nuestro trabajo descubrimos cuáles son esas señales y cómo se las arregla la polimerasa para llevar adelante su trabajo.

–¿Qué tiene que hacer la polimerasa?

–Esta enzima debe reconocer un extremo de la molécula de ARN que se llama 3’(3 prima). A partir de allí empieza a copiar el código y producir una molécula nueva. La enzima se desplaza sin desprenderse del ARN en una dirección definida, desde el extremo 3’ al extremo 5’(“hay que pensar que el ARN es como un hilo y llamamos 5’ al extremo de la izquierda y 3’ al de la derecha y que la polimerasa va caminando sobre ese hilo copiándolo”). Por este motivo era casi evidente que la polimerasa de alguna forma debía reconocer el extremo 3’, sitio de inicio del proceso de copia. Para nuestra sorpresa, los resultados del laboratorio nos dieron vuelta las cosas, porque descubrimos una señal importantísima para el reconocimiento y la actividad de la polimerasa ubicada en el extremo 5’. Al descubrir esto estábamos más confundidos que antes. Las preguntas se multiplicaron: ¿cómo hace la polimerasa para pasar del extremo 5’(donde se pega) al 3’(donde debe actuar)? Para dar una idea, entre esos extremos hay 11.000 nucleótidos (unidades que componen las moléculas de ARN). Una tarea casi imposible de imaginar. Muy bien, lo que descubrimos es que el virus del dengue tiene en los extremos 5’ y 3’ una serie de nucleótidos que son cohesivos, que tiene atracción entre sí. Esta atracción es tan grande que hace que se acerquen en el espacio y que la molécula de ARN forme círculos. De esta forma la polimerasa que está pegada al 5’ puede transferirse fácilmente al otro extremo, que ahora está muy cercano. En resumen, descubrimos cómo hace el virus del dengue para replicar su ARN cuando infecta a una célula.

–¿Para que sirve saber esto?

–En primer lugar, la polimerasa viral es un blanco propicio para el desarrollo de antivirales. Hay experiencia previa con antivirales que inhiben la actividad de las polimerasas que resultaron muy efectivos. Como ejemplo están los medicamentos contra el VIH. En este caso uno de los blancos más usados es la RT (Reverse Transcriptase/transcriptasa reversa). Esta es la polimerasa del virus del sida que es parecida a la del dengue pero, en lugar de copiar ARN, pasa las moléculas de ARN de VIH en moléculas de ADN. Otro dato importante es que el mecanismo que descubrimos para el virus del dengue se puede aplicar a otros miembros de la familia de este virus, que tienen características muy parecidas y que también son serios patógenos humanos, como el de la fiebre amarilla y otros que causan encefalitis en humanos. Con lo cual nuestro descubrimiento puede servir para entender cómo se multiplican otros virus, además del dengue.

Compartir: 

Twitter
  

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.