las12

Viernes, 8 de julio de 2011

COSAS MARAVILLOSAS EN VACACIONES IV

De bosques que encantan

Una obra que combina mitología y cuentos de hadas en la que vuelan la imaginación, pero también los cuerpos.

 Por Sonia Jaroslavsky

Vinka Pervinka (la narradora de esta historia) recibe a los pequeños que hacen fila para ingresar al cómodo living-galpón del Club de Trapecistas Estrella del Centenario, al tiempo que les entrega un papel de color y susurra: “Cuando sea el momento, debes gritar fuerte lo que está escrito en tu papel”. Ya en silencio introduce lo que se verá a continuación...

El camino del héroe ha comenzado. El brujo Burbrujo acompañado siempre de los cuervos Avellano y Chaucha de Vainilla ha transformado a la Princesa Flor de un Día en una bella Cierva encantada. El héroe, con su caballo Rayo, para romper el hechizo y recuperar a la princesa, deberá luchar contra las cuatro reinas portadoras de los cuatro elementos y contra los malvados cuervos.

El espectáculo de circo-teatro para chicos y grandes El héroe de los cipreses escrito y dirigido por Mariana Sánchez está inspirado en El héroe de las mil caras, del mitógrafo norteamericano Joseph Campbell, con el agregado de los arquetipos de los cuentos de hadas. Los jóvenes intérpretes, alumnos avanzados de la Escuela del Club de Trapecistas, son Cristián López, Mariana Makrucz, Sabrina Ponce, Lucía Baez, Emanuel Molina, Juan Echeverría, Antonella Muruaga, Diego Gómez, Lucila Jrimian y Ariana Fernández que, virtuosos en su técnica acrobática, insuflan además frescura y entrega a los delicados animales y seres que componen.

Dúo de trapecio, giros en el aro, trapecio a vuelo, tela, acrobacia en el piso y juegos actorales en los diferentes planos que plantea la puesta son sólo algunos aspectos de un despliegue técnico acrobático propio del lenguaje circense, que se fusiona en El héroe de los cipreses cómodamente con la dramaturgia propuesta por la directora y maestra de trapecio: “Trabajo mucho sobre el texto, justamente con esta dificultad de justificar los números aéreos en una puesta que no sea una simple sumatoria de números. Vengo leyendo cuentos para niños desde hace muchos años y, como ninguno se adapta a lo que necesito para este lenguaje, decidí escribir la historia abordándola desde el imaginario propuesto por Joseph Campbell y sumando los arquetipos propios de los cuentos de hadas: el bien y el mal, las fuerzas de la naturaleza, etc.

La escenografía y vestuario son simples y principalmente están elaborados en función de la paleta de colores que se desplegará a partir de las luminarias, pero también por la luz natural que se introduce desde gran parte del techo vidriado del galpón circense. El horario elegido de las cinco de la tarde es el de la caída del sol en un atardecer de invierno remitiendo así a un bosque que pasa del amarillo hacia el anaranjado culminando en el azul profundo de la noche.

Los números más elaborados resultaron ser los del encuentro entre la Reina Tierra y el Héroe en el trapecio; o bien el del cuervo que en el trapecio atraviesa todo el galpón volando arriba de las cabezas de los espectadores. Por su parte, la gracia del Brujo que con dos o tres comentarios desestructura la sobriedad del cuento de hadas propone un impasse a la tensión espectatorial que proponen las peripecias de estos jóvenes y entrenados acróbatas. Para seguir en esta línea, la música elegida es un popurrí de músicas populares: “Virginia Rodríguez y bastante música popular brasilera, pero también música polaca”, cuenta Mariana.

Como una manera de involucrar a los niños y que participen en el espectáculo es que decidieron entregar palabras mágicas para que en el momento indicado puedan ayudar a liberar a la princesa del encantamiento. Amor, alegría, libertad, belleza, bondad son todos atributos nobles, dice Sánchez: “No queríamos un típico final feliz, pero sí que el bien triunfe y es por eso que elegimos esta forma participativa para el final”.

Mariana Sánchez también es la fundadora de la reconocida compañía Circo Negro: Mamushka, Mandalah y Grandes Exitos. Para las vacaciones de invierno tienen previsto el estreno de su tercer espectáculo, Brumadhia, para todo público, en el mismo galpón reciclado en las cercanías del Parque Centenario. Para ver El héroe de los cipreses se recomienda llegar unos veinte minutos antes ya que, al ser un espectáculo a la gorra, entregan una cantidad de tickets por función hasta completar la capacidad del espacio. ¤

El héroe de los cipreses. Domingos, 17 hs. En vacaciones de invierno (del 16 al 31 de julio) de miércoles a domingos, 17 hs. Club de Trapecistas Estrella del Centenario. Ferrari 252. 4857-3934. A la gorra.

Compartir: 

Twitter
  

 
LAS12
 indice

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.