no

Jueves, 22 de marzo de 2007

HALLAZGO ENTRE LAS NOMINACIONES DEL PREMIO GARDEL

Grasas totales

No es la primera vez que el rock se regodea con la música melosa. La nominación a los premios Gardel de Te quiero tanto de Sergio Denis cantada por Massacre reactualiza la vieja pregunta de quién fagocita a quién en la cruza de géneros.

 Por Javier Aguirre

Las nominaciones para la próxima edición de los premios Gardel incluyeron una perlita: en el rubro “Bandas de Sonido” aparece entre las candidatas la de la película Cara de queso, cuyo corte de difusión es, nada menos, que el cover de la canción Te quiero tanto, de Sergio Denis, a cargo de... Massacre. ¿Es sólo una curiosidad, o los lazos entre el rock y el “pop melódico” empiezan a dar lugar a un híbrido que, encima, puede ser popular y hasta prestigioso?

Si la Argentina fuera nomás un país en serio (como asegura el slogan de campaña del Gobierno), debería implementarse una unidad métrica que permitiera medir cuán lejos está Massacre de Sergio Denis, Flema de Luis Miguel, o el Indio Solari de María Martha Serra Lima. ¿Acaso el kilómetro/rock? ¿El año luz/rock? Es que el tiempo suele borronear las fronteras musicales, y ciertos géneros que alguna vez parecieron ocupar un lugar antagónico al del rock –como ejemplos, la cumbia o el dance– hoy aparecen plenamente asimilados y formando parte de la vasta paleta de ingredientes de la que los rockers se nutren.

Sin embargo, hasta el momento, esa paleta solía no incluir al llamado “pop melódico”, “canción pop” o “pop latino”, que se veían en la vereda contraria. Aunque en los últimos años, lentamente y con cierta discreción, empezaron a aparecer ejemplos que podrían marcar una recurrencia. El caso más nítido de histeriqueo con el pop melódico contemporáneo es, claro, el del multipromocionado idilio entre Miranda! y Pimpinela. O la versión que Attaque 77 registrara de ¿Por qué te vas?, el clásico de José Luis Perales en 1992. O el homenaje –a la vez pre y post-mortem– que Kapanga hizo del hit de Mambrú, Puede ser. O la triunfal presencia de Gustavo Cerati en el último festival de Viña del Mar, Chile.

O la reivindicación de Sandro para las filas rockeras, de la que participaran Bersuit Vergarabat, Divididos y Los Visitantes, entre muchos otros, para el álbum Sandro, un disco de rock (1999), de la que el NO se hizo eco. O los abiertos coqueteos con la onda “Festival de San Remo de la canción” que los Babasónicos mencionaran cuando editaron el disco Infame (2003), ocasión en la que el guitarrista Mariano Roger dijera a Rolling Stone: “Subvertimos la composición y nos emparentamos con la canción popular. Si desnudás nuestras canciones actuales y las tocás con una guitarra, quizá podrían entrar al festival OTI. Aunque ejecutadas y producidas por Babasónicos se conviertan en otra cosa”.

Por otra parte, el arte de estrechar lazos con la “canción melódica” también parece un rumbo posible en el caso de músicos de rock que maduran, superan la barrera de los treinta y pico, y –es incuestionable– jubilan los prejuicios. Allí está Iván Noble interpretando canciones de Leonardo Favio y Joan Manuel Serrat. O Vicentico animándose a Chico Novarro y a Rubén Blades (a quien ya versionara cuando todavía era un Cadillac). Por no hablar de la alguna vez rockera Patricia Sosa.

Miranda!
Imagen: Ana D´Angelo

La colaboración entre Miranda! y Pimpinela es, sin dudas, el máximo exponente al que ha llegado el fenómeno. Al respecto, dijo Ale Sergi: “Creo que, en toda actitud, la pose siempre está implícita, son los tiempos que corren. También puede haber algo de buscar lo que a nadie le gusta, para hinchar. Como una cosa medio rockera, sin ser del rock. Yo me hago cargo de que, en lo personal, a veces, a propósito, les digo a los chicos ‘hoy voy a ver a Ricky Martin, y no a Duran Duran’”. Y si el prejuicio todavía lleva a preguntar si el origen de Miranda! está o no en la escena rock, vale recordar que, en la última presentación que compartió con el dúo de los hermanos Lucía y Joaquín Galán –show gratuito del ciclo Verano 07, en Palermo–, la banda de Ale Sergi tocó covers de Virus y Los Abuelos de la Nada con los hermanos Julio y Marcelo Moura y con Cachorro López como invitados.

Desde el bunker de Massacre, La Tori, manager y vocera, consigna el backstage que hubo detrás del cover de Sergio Denis, nominado al premio Gardel, que la banda grabó para Cara de queso: “Obvio que hubo debate, nos preguntamos si no era una grasada, si alguno no iba a salir a juzgarnos. Pero Massacre siempre jugó con el límite, con el riesgo del absurdo y lo bizarro, y al final hubo consenso en que la banda, después de veinte años de carrera, está más allá del bien y del mal, y que la transgresión pasaba, justamente, por permitirse hacerlo. De todos modos, el tema no está ni estará incluido en ningún disco de Massacre, y a pesar de que tuvo alta rotación en FM La Mega, no se toca en los shows”. La Tori asegura que la versión de Te quiero tanto no sólo cosechó elogios de músicos de rock como Fernando Ruiz Díaz, de Catupecu Machu, sino que hasta el propio Sergio Denis se mostró satisfecho: “Se sorprendió y nos dijo que nunca pensó que la canción pudiera tener tanto vuelo”.

Ese mismo debate interno sobre código de moral rockera, o buenas costumbres rockeras, lo experimentó en su momento Attaque 77. “Ojalá que sea bien interpretada”, decía Ciro Pertusi al NO en 1998, cuando la banda editara su disco de covers Otras canciones, que incluía un tema de Roberto Carlos. Y Luciano aportaba: “Seguro que alguien va a saltar onda ¿cómo–pueden-hacer-esto? Pero para mí, el que no lo entiende es medio facho. Aceptar este disco, aunque no te guste, es encerrar un poco al facho que uno tiene adentro. Porque si rechazás una melodía porque te hace acordar a una cara, es que sos facho. Lo esencial es que hay gente que se cree muy rebelde, pero no hace nada y se dedica a criticar a los que hacen cosas”.

Y, sí, mantener la cabeza abierta nunca es mal consejo. Aunque no está de más preguntar capciosamente: ¿el rock fagocita y asimila al pop melódico? ¿O será al revés?

La convivencia

  • Rock vs. folklore (‘72) De la mano de su hit Mañanas campestres, Arco Iris, la banda del dos veces ganador del Oscar, Gustavo Santaolalla, se anima a fusionar rock con elementos folklóricos; tendencia que continuará con el disco Inti-Raymi.
  • Rock vs. música clásica (‘90) Los Violadores graban su disco en directo En vivo y ruidoso, en el que incluyen una versión punk de la Novena Sinfonía de Beethoven, con la participación del tenor Carlos Saidman.
  • Rock vs. tango (‘97) El ex Los Abuelos de la Nada y Los Twist, Daniel Melingo, conduce un programa de televisión en la señal Sólo tango y cautiva al público tanguero de la mano de su banda Los Ramones del Tango, y de su disco Tangos bajos.
  • Rock vs. cumbia (‘99) El frontman de El Otro Yo, Cristian Aldana, denuncia desde un escenario su frase: “La cumbia es una mierda”. Desde el mismo escenario, la voz de Bersuit, Gustavo Cordera, retruca: “Ñam, ñam... la cumbia es una masa”.
  • Rock vs. tecno (‘00) Pappo y Dj Deró confrontan prejuicios ante las cámaras de Sábado Bus, el programa de Nicolás Repetto. El Carpo desafía: “Ahora resulta que uno se pasó toda la vida estudiando un instrumento, viene otro, enchufa todo y dice que toca... Conseguite un trabajo honesto, vos tocás lo que otro grabó”.

Compartir: 

Twitter
  

Walas, de Massacre
Imagen: Nora Lezano
 
NO
 indice

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.