radar

Domingo, 28 de agosto de 2011

CASOS > EL LIBRO SOBRE LOS WIKILEAKS ARGENTINOS

Infiltrados

En un operativo digno de una película de espías, con indicaciones dadas desde celulares triangulados, destinos confirmados a último minuto, contactos intermitentes, un viaje a Londres, esperas inciertas, estaciones de tren vacías, claves para desencriptar documentos, y un encuentro en un castillo con Julian Assange, el periodista argentino y editor de la sección Internacionales de Página/12, Santiago O’Donnell, recibió en un pendrive todos los documentos con los que contaba WikiLeaks vinculados con la Argentina. Tras publicar varios de ellos en el diario, ahora los ordenó, los clasificó y los expandió para ArgenLeaks (Sudamericana), un libro que recopila de la A a la Z lo que registró la embajada norteamericana cuando todos hablaban creyendo que nada quedaría registrado. En este anticipo, el autor no sólo explica las implicancias de acceder a los cables; también habla de cómo aparecía él mismo en ellos, explica quién es aliado anónimo de WikiLeaks y entrevista al hombre que abandonó la organización por diferencias con Assange.

 Por Santiago O’Donnell

Los WikiLeaks nacieron de un choreo. De un tipo que hoy está en la cárcel y la está pasando muy mal: el soldado Bradley Manning. Dicen que su único ejercicio es caminar en una habitación vacía. Lo del choreo no está probado, pero parece que saben que fue él y pueden demostrarlo, aunque no pueden sacarle a quién le pasó la merca. Los documentos sustraídos son cientos de miles de cables, correo militar de las guerras de Irak y Afganistán, y despachos diplomáticos de todo el mundo del gobierno estadounidense. Millones de empleados públicos como el soldado Manning podían acceder a ellos desde sus computadoras. Llegaron a un tipo que maneja un sitio seguro para hackers llamado WikiLeaks, que se encargó de difundirlos por el mundo.

Cuando conocí a Julian Assange, fundador del sitio, en un castillo inglés, lo que más le preocupaba era que no publicara nada que pudiera perjudicar a Manning. Nada que pudiera usarse en una Corte estadounidense para demostrar que la información supuestamente sustraída por Manning había puesto en peligro la vida de alguien en la Argentina. Assange no me lo dijo, pero me dio a entender que Manning era el primer mártir de la causa, llámese revolución, ideología, nueva forma de comunicar, ciberposperiodismo.

Hablamos, tomamos café y su ayudante me mostró un documento para publicar WikiLeaks en Página/12. Llamé al diario, firmó y firmé dos copias, una para cada uno.

Era mi primer viaje a Europa, pero no podía pasear con los documentos. Aunque después me di cuenta de que podría haber googleado el lugar, o seguido la huella de los paparazzi, el viaje había sido una película de espías. Llegué siguiendo instrucciones trianguladas por teléfono desde un país sudamericano por un miembro de la organización, que a su vez se comunicaba vía chat encriptado con la gente del castillo.

Me entregaron un pendrive y me dijeron que la clave para abrir los archivos me la darían en Buenos Aires. Me dejaron en la estación de Beccles media hora antes de que pasara el último tren. Esa noche, mi única noche en Europa, no quise salir para no toparme con ningún espía. Pasé la noche en un hotel de Londres durmiendo con el pendrive en el bolsillo, por las dudas, para que no entre nadie en el cuarto y me lo reemplace cuando me ganara el sueño. Al día siguiente paseé por el Támesis con el pendrive en el bolsillo, me tomé un tren y volví a Buenos Aires. Cuando me llegó la clave y los pude abrir, no lo podía creer. Dos mil quinientos diez cables partiendo de o con destino a la embajada estadounidense de Buenos Aires, todos ordenaditos en planillas de Excel.

Es cierto, los cables están llenos de chismes, recortes de diarios e historias archiconocidas. Sólo dicen lo que cuenta un montón de gente que piensa de determinada manera. Pero no hay duda de que son reales. Además son verosímiles en tanto que la gente que aparece en ellos, al no pensar que está hablando en público, tiene menos razones para mentir.

Cinco meses después de empezar a leerlos puedo decir que los WikiLeaks están manchados desde su origen, por más que venerables instituciones del periodismo como The New York Times, The Guardian, Le Monde, El País, La Jornada, Página/12 o Editorial Su- damericana los hayan pasado por el laverrap de la credibilidad y la respetabilidad.

Manchan a los estadounidenses y a los argentinos. A quienes los chorean, a quienes los reparten, a quienes los escriben, a quienes los editan, a quienes los publican y a quienes los leen. ¿Querés saber lo que dicen los poderosos entre cuatro paredes en la sede local del país más poderoso del mundo? Bancátela. Ya cruzaste la línea.

Compartir: 

Twitter
  

ArgenLeaks Santiago O’Donnell Sudamericana 358 páginas
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.