LIBROS. "El olor de las hormigas" de Yamil Dora y Silvia Castro
Acumulación de sombras breves
La obra pone a la par la imagen fotográfica y la palabra poética, sin que ninguna esté subordinada a la otra: ni la imagen ilustra los textos, ni éstos son pie de foto. Dora elige palabras de la vida cotidiana para escribir poemas conmovedores.
Yamil Dora es poeta y nació en Casilda.Yamil Dora es poeta y nació en Casilda.Yamil Dora es poeta y nació en Casilda.Yamil Dora es poeta y nació en Casilda.Yamil Dora es poeta y nació en Casilda.
Yamil Dora es poeta y nació en Casilda. 

"Un hombre mira su infancia/ salta el tapial/ siente el olor de las hormigas". Así comienza el poema de Yamil Dora que da título al libro en coautoría con la fotógrafa Silvia Castro. Publicado este año por la editorial santafesina Palabrava, El olor de las hormigas se presenta el próximo martes a las 20.30 en el Teatro Dante de la Municipalidad de Casilda, la ciudad que es recordada en los poemas.

Con diseño y diagramación de Alvaro Dorigo y Noelia Mellit, la colección Anamnesis de la editorial Palabrava consiste en una serie de obras que ponen a la par la imagen fotográfica y la palabra poética, sin que ninguna esté subordinada a la otra: ni la imagen ilustra los textos, ni éstos son pie de foto de las imágenes. Una coherencia leve, un sutil "hilo rojo" conecta y enhebra el todo. Las imágenes, impresas "a sangre" (sin margen, en la jerga de la edición) con alta calidad gráfica y en un formato de objeto libro muy ameno, parecen envolver los textos como una atmósfera. Silvia Castro produjo la serie de fotos creando sus propios calados en papel para registrar un pequeño teatro de sombras, cuya materialidad evocada duplica la experiencia táctil de pasar las páginas. Así como ella compone una fantasmagoría a partir de materiales humildes, Yamil Dora elige palabras de la vida cotidiana para escribir poemas conmovedores de transparente contundencia: una poesía de la memoria, de las sombras que las ausencias proyectan.

La fotógrafa Silvia Castro nació en Río Negro.

Como todos los libros de Palabrava, El olor de las hormigas fue pensado para ser el primer libro de alguien, aquel libro capaz de abrir la puerta para salir a leer. No por esto se restringe su alcance al público de la literatura infantil; espera también lectores adultos. Las siluetas de Castro, en ese estar y no estar a la vez que es propio de la imagen de una sombra proyectada, hacen un perfecto contrapunto a la rememoración de lo lejano (en espacio o en tiempo) que hace Dora. Ambos autores juegan a recobrar la infancia en el ejercicio de sus propios lenguajes llevados a un grado extremo de síntesis: el del contorno, o el acto de nombrar los materiales esenciales de la vida.

"Menos es más", dice un adagio minimalista, sólo que en ambos casos se da la paradoja estética de un barroquismo de lo mínimo, una acumulación de sombras breves y datos ínfimos abierta al infinito.

Y el juego de sombras chinescas es a la vez un encuentro amoroso (Dora y Castro son pareja) y una visión en espejo que pone del revés la idea impensable de la propia muerte, de la propia desaparición: "Saltar el tapial y volver a la infancia/ que nadie me vea/ que me busquen por otro costado/ que todos se vayan del mundo/ y se olviden de mí/ que se mojen las fotos/ que no se muera ningún pajarito/ que me dejen un auto y un perro/ y un almacén para atenderme solo/ y un bar/ para sentirme solo/ para poder cerrarlo/ y que nadie me espere", escribe Yamil Dora.

Silvia Castro nació en Coronel Roca, Provincia de Río Negro. Reside en Buenos Aires desde 1993. Es poeta y fotógrafa. Yamil Dora nació en Casilda y vive en Buenos Aires. Tiene publicados siete libros de poemas.