La reconversión de los Bajos del Saladillo
Mensaje para los concejales
La intendenta envío ayer un documento al Concejo para que me acompañe el pedido al gobierno nacional para acceder a 50 millones de dólares, a través de organismos multilaterales de crédito, que beneficiará a más de 20 mil vecinos.
Fein remarcó que se trata de una "importante reconversión social, urbana, y ambiental".Fein remarcó que se trata de una "importante reconversión social, urbana, y ambiental".Fein remarcó que se trata de una "importante reconversión social, urbana, y ambiental".Fein remarcó que se trata de una "importante reconversión social, urbana, y ambiental".Fein remarcó que se trata de una "importante reconversión social, urbana, y ambiental".
Fein remarcó que se trata de una "importante reconversión social, urbana, y ambiental". 

Tal como adelantó hace una semana, cuando formalizó la apertura de sesiones del Concejo Municipal, la intendenta Mónica Fein envió ayer un documento al cuerpo legislativo local para avanzar en el proyecto de reconversión denominado Bajos del Saladillo, en el sur de Rosario.

"Estoy firmando un mensaje al Concejo Municipal para que me acompañen en la solicitud al gobierno nacional para acceder a la inversión necesaria, a través de organismos multilaterales de crédito como el BID, la CAF o el Banco Mundial para la reconversión de los Bajos del Saladillo", anunció la intendenta, quien agregó que se trata de una "importante reconversión social, urbana, y ambiental".

En su momento, Fein recordó que al país llegan créditos por "una cifra mayor a cuatro mil millones de dólares que se destinan a la ciudad de Buenos Aires y su área metropolitana", que terminarán pagando todos los habitantes del país. "Considero fundamental que Rosario tenga esta inversión que beneficiará a más de 20 mil vecinos y vecinas", amplió Fein. "Espero que el Concejo por unanimidad me acompañe, que logremos juntos defender a Rosario", agregó.

El proyecto de reconversión socioambiental y urbana en la desembocadura del arroyo Saladillo fue elaborado por un equipo interdisciplinario, compuesto por profesionales de diversas áreas del gobierno local.

"Espero que el Concejo por unanimidad

me acompañe, que logremos juntos defender

a Rosario", dijo la intendenta.

La iniciativa, que fue presentada el año pasado para su aprobación en el Concejo, señalaba que el plazo previsto de ejecución es de 36 meses, contado a partir de la aprobación del proyecto por parte del organismo internacional financiador. El presupuesto total del proyecto supera los 50 millones de dólares.

Los principales beneficios del proyecto son:

* Eliminación del problema de la evacuación de familias ante la crecida del Paraná ‑en el único punto de la ciudad con necesidad de ello‑, a partir de la relocalización de 339 familias que ocupan el sector con mayor riesgo de inundación, construyendo viviendas resilientes frente a posibles crecidas e inundaciones. Con ello, asimismo, se disminuirá el riesgo de dichas familias a contraer enfermedades de transmisión hídrica o a través de vectores.

* Mejora en las condiciones de habitabilidad de 143 viviendas de familias del Bajo del Arroyo Saladillo que no serán relocalizadas, con el fin de mejorar el confort térmico y la calidad de vida de sus ocupantes, mediante la inclusión de energías limpias y acondicionamiento mediante soluciones simples de arquitectura bioclimática.

* Mejoramiento urbano y ambiental de los barrios adyacentes a la desembocadura del arroyo Saladillo: mejora de la conectividad de la zona (renovación de tres arterias) y de dos plazas existentes; desarrollo de una red cloacal de 10.500 metros lineales, en el predio a intervenir y en los barrios adyacentes; adecuación de los desagües pluviales; recuperación de edificios históricos y de valor patrimonial; desarrollo de instalaciones de carácter cultural.

* Creación de más de 11 has de nuevos espacios verdes y paseos sobre el borde del arroyo, con la incorporación de 250 nuevos árboles, con predominancia de las especies autóctonas; y provisión de equipamiento urbano para los nuevos espacios verdes, diseñados con criterios de sustentabilidad.

* Los habitantes del sector verán incrementadas sus oportunidades de nuevos empleos verdes, con perspectiva de género, a partir del desarrollo de cursos de capacitación; creación de un Mercado de Pescadores y de un Jardín Maternal Sustentable; de la duplicación de la extensión del Parque Huerta La Tablada y creación del Mercado Agroecológico.

* Los barrios adyacentes al área a intervenir (e indirectamente la ciudad) dispondrán de un edificio que será sede para el Observatorio Climático, centro de formación ciudadana, monitoreo de variables climáticas y base de operaciones ante la emergencia.

* El barrio (e indirectamente, toda la ciudad) contará con nuevos espacios para la recreación y el turismo sustentable: además de los nuevos espacios público verdes y la recualificación del barrio, habrá un nuevo muelle para amarre de las embarcaciones que regularmente trasladen pasajeros a partir del cruce del río Paraná y hacia las Islas del Alto Delta, y espacios acondicionados para el desarrollo de pesca deportiva, consolidando la identidad de este barrio de la ciudad y jerarquizando las actuales instalaciones recreativas.

Los beneficiarios directos de las intervenciones previstas son los habitantes de los Bajos del Arroyo Saladillo (1.500 personas) y los habitantes de los barrios adyacentes (6.000 personas). Indirectamente, y por el impacto y alcance del proyecto, se beneficiarán los habitantes del Distrito Sur de la ciudad: 151.776 (año 2015) y los habitantes de Villa Gobernador Gálvez.

 

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ