Central perdió y se aleja de la clasificación a la Sudamericana
Un par de minutos fatales
Los de Leo Fernández salieron al Monumental con un planteo inteligente para controlar a River. Y parecía que lo iban a conseguir hasta que ese esquema se desdibujó. En un flash del segundo tiempo, Borré y Pratto liquidaron la ilusión canaya.
Zampedri tuvo que pelearla en soledad. En la otra punta, Pratto articuló, asistió y llegó al gol.Zampedri tuvo que pelearla en soledad. En la otra punta, Pratto articuló, asistió y llegó al gol.Zampedri tuvo que pelearla en soledad. En la otra punta, Pratto articuló, asistió y llegó al gol.Zampedri tuvo que pelearla en soledad. En la otra punta, Pratto articuló, asistió y llegó al gol.Zampedri tuvo que pelearla en soledad. En la otra punta, Pratto articuló, asistió y llegó al gol.
Zampedri tuvo que pelearla en soledad. En la otra punta, Pratto articuló, asistió y llegó al gol. 
Imagen: Télam

2 River: Armani; Mayada, Martínez Quarta, Lollo, Saracchi; Fernández, Pérez, Zuculini, Martínez; Scocco, Pratto. DT: Marcelo Gallardo.

0 Central: Ledesma; Ferrari, Tobio, Cabezas, Parot; Lioi, Pereyra, Martínez, Fernández; Lovera, Zampedri. DT: Leonardo Fernández.

Gol: ST: 29m Santos Borré (R), 31m Pratto (R).

Cambios: ST: 6m Carrizo por Cabezas (C), 18m Santos Borré por Scocco (R), 19m Ruben por Zampedri (C), 27m Quintero por Fernández (R),32m Mora por Pratto (R), 34m López Pissano por Fernández (C).

Árbitro: Fernando Rapallini.

Cancha: River.

 

En solo un par de minutos, River liquidó el partido ante Central. Hasta ese momento, los últimos quince minutos, el Canaya había hecho un buen trabajo, impidió que el local se luciera, aunque le faltó profundidad y volumen de juego. Hace 12 años que no gana en cancha del Millonario.

Bien plantado ingresó Central al Monumental. De entrada propuso el juego que más le gusta, metió presión en el mediocampo y lo incomodó. El Millonario nunca pudo desenredarse de la telaraña canaya. Recién después de los 35 minutos llegó con peligro al arco, cuando Ledesma le tapó de manera espectacular un remate a Fernández.

El elenco rosarino no se achicó y fue muy firme en la zona de volantes y en la zaga central. La vuelta de Martínez le imprimió fortaleza al equipo y sirvió, por sobre todas las cosas, para contener los ataques riverplatenses. Sus habilidosos, el Pity Martínez y Scocco, no podían hacer pie. Cabezas, al filo de la tarjeta, y Tobio también, aportaron lo suyo en defensa. Pero en el debe quedó la soledad de Zampedri, que luchó e hizo lo que pudo, pero no tuvo compañía.

Lovera se apagó y la propuesta del Canaya se limitó a defenderse, pero no a replegarse. Le planteó a River un partido de par a par, pero no lo hizo de manera vistosa. Ni siquiera pudo valerse de las chances de pelota parada, esa llave que le abrió varias puertas en la Superliga.

 

Fotobaires
Cabezas pelea en lo alto. Central presionó en el primer tiempo y por momentos neutralizó a River.

 

El tono cambió en el segundo tiempo. Central sufrió la baja de Cabezas - salió probablemente desgarrado- y el DT retrocedió al centro de la defensa a Martínez y metió a Carrizo. Desde ese momento, el Canaya dejó de ser el equipo bien plantado para hacer solo lo que podía. River hegemonizó la tenencia, aunque careció de profundidad en el inicio. Central apeló al pelotazo para Zampedri como única vía para salir del fondo.

Pasaba el tiempo y River se acercaba cada vez más al arco de Ledesma. Salió Zampedri e ingresó Ruben, aunque también le tocó pelearla en soledad. Lovera tuvo la suya de cabeza, pero Armani rechazó al córner con dificultades. Al Canaya le costaba hacer pie y, nervioso, comenzó a fallar en pases sencillos y se desmoronó en el último cuarto de hora. Pratto lo mareó a Martínez y encontró a Santos Borré en posición de nueve para el uno a cero. Dos minutos después, el mismo Pratto marcó el segundo tras una fallida salida de Ledesma y un desajuste general.

Central se transformó en un desconcierto en un puñado de minutos. River aprovechó y le tiró toda la chapa en ese mismo lapso y dinamitó lo bueno que había hecho el Canaya en el primer tiempo. El objetivo de clasificar a la Sudamericana está cada vez más lejos.