Upcn pide un bono

A sólo veinte días de haber aceptado el aumento salarial del 18% en dos tramos por sólo 45 votos, el gremio estatal Upcn parece arrepentido. Ayer, el secretario general del sindicato, Jorge Molina (foto), le pidió al gobernador Miguel Lifschitz que pague a los empleados públicos un "bono extraordinario" para compensarlos de "alguna manera" por la "pesada presión" de los tarifazos y aplique la cláusula gatillo ya a partir de mayo si la inflación supera el 9% de la primera cuota que cobraron en marzo, lo que es probable porque en el primer trimestre el costo de vida ronda el 7%. Molina dijo que si Lifschitz acepta sus dos demandas sería una "consideración" del mandatario "a quienes nos inclinamos por el camino del diálogo, con representatividad y responsabilidad sindical", un indirecto a los cinco sindicatos que rechazaron la propuesta salarial: los estatales de ATE, los docentes de Amsafé y Sadop y los profesionales de la salud de Siprus y Amra. Upcn es el gremio que le permitió al gobernador cerrar por decreto la discusión salarial en el sector público y extender el aumento a los trabajadores que lo habían rechazado. Molina dijo que el 22 de marzo, antes del plenario de delegados que aprobó la propuesta salarial (por 690 a 645), él pasó por la Casa Gris y anticipó el resultado, que "había una leve mayoría por la aceptación" y que los otros gremios iban a rechazar la propuesta, como ocurrió. Ahora, Molina le pidió a Lifschitz que compense a los estatales con un "bono extraordinario" por el aumento de tarifas de luz, agua y gas y el pago de la cláusula gatillo a partir de mayo y no agosto, si la inflación supera el 9%, lo que es posible porque en el primer trimestre sumó casi 7%. Molina sintetizó el planteo en tres puntos: 1) "Que la clásula gatillo opere entre tramos: parece predecible que los índices del IPC supere el 9% antes de agosto, por lo tanto los salarios deberían actualizarse en la misma medida. 2) Esto significa que si antes del mes de agosto se supera el 9% de inflación, cada mes los salarios tengan la debida recomposición de dicho desafasaje. 3) Como así también un bono salarial, a modo de ayuda extraordinaria, que de alguna manera compense la pesada presión que ocasiona los actuales aumentos tarifarios".

  

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ