Las escuchas a los Maldonado

La fiscal federal Silvina Avila, en Esquel, apeló la resolución del juez federal Gustavo Lleral en la que ordenó destruir las grabaciones de los celulares de Sergio Maldonado, la mapuche Claudina Pilquiman, Ariel Garzi y Marcela Stocovaz, de la red de apoyo a la comunidad mapuche. Las escuchas habían sido ordenadas por el juez federal Guido Otranto y la decisión fue considerada “ilegítima” e “inconstitucional” por su sucesor en el caso Maldonado. La fiscal habría usado como prueba esas escuchas en una causa abierta contra amigos del joven y abogados que pidieron a la CIDH la medida cautelar por su desaparición. Según su planteo, hubo un “plan” para entorpecer la búsqueda y fundamenta que las grabaciones son pertinentes, porque abarcan al grupo de personas denunciadas por proveer presuntos “falsos testimonios y desviar la atención”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ