Diez años después, la ciudad vuelve a tener su Feria Internacional del Libro
Unir al escritor con los lectores
La intendenta Fein dijo que "nada mejor, en este momento complejo del país, que aportar un granito de arena para que haya más lectores, que esa lectura genere personas que tengan sueños, capacidad de construir y de crear una sociedad más libre".
Fein dijo que "seguramente tendrá una continuidad que va a ir in crescendo".Fein dijo que "seguramente tendrá una continuidad que va a ir in crescendo".Fein dijo que "seguramente tendrá una continuidad que va a ir in crescendo".Fein dijo que "seguramente tendrá una continuidad que va a ir in crescendo".Fein dijo que "seguramente tendrá una continuidad que va a ir in crescendo".
Fein dijo que "seguramente tendrá una continuidad que va a ir in crescendo". 

"En un contexto difícil del país, a veces unos se pregunta qué puede hacer desde lo local, no decidimos el valor del dólar ni las Lebacs, pero convocar a aquellos que luchan para que el libro sea un valor en la sociedad, para unir al escritor con los lectores, es algo que podemos hacer", resaltó ayer la intendenta Mónica Fein durante la presentación de la Feria Internacional del Libro. La intendenta destacó que para el evento, que retorna a la ciudad tras una década, y se desarrollará desde el 24 de mayo hasta el 4 de junio en el Centro Cultural Fontanarrosa con entrada libre y gratuita, convocaron a "muchos de los que todos los días trabajan aquí, en lo local, y nos siguen ayudando mucho para que el libro sea un valor". Fein resaltó que el Ministerio de Educación provincial junto a la secretaría de Cultura municipal prepararon un importante trabajo para que alumnos de las escuelas de Rosario y de otras ciudades participen activamente de la Feria del Libro.

72 expositores, 44 stands, 22 libreros de Rosario. La Feria Internacional del Libro Rosario, después de 10 años, vuelve a la ciudad. Y según planteó la intendenta Fein durante la presentación "seguramente tendrá una continuidad que va a ir in crescendo". Acompañada por el secretario de Cultura, Guillermo Ríos, y el vicepresidente de la Fundación El Libro, Alejandro Vaccaro, la intendenta contó que el regreso de la Feria a la ciudad comenzó a gestarse a fines del año pasado. "Tiene que volver ahora, es el momento", recordó que se propusieron junto a los organizadores. "También decidimos que tenía que volver al lugar donde comenzó la primera. Nos parecía que era unir esa Feria del Libro que pasó hace algún tiempo con esta nueva, en un lugar que tiene una historia, pero además donde hace cinco años, un 20 de junio, unido al Día del Amigo le pusimos Roberto Fontanarrosa, Nos vamos a apretar un poco pero éste es el mejor lugar", agregó la mandataria socialista.

Más allá de resaltar algunas de las actividades impulsadas por el municipio, como la Semana de la Lectura, el Encuentro Internacional de Poesía, y todas las acciones que apuntan a la promoción de nuevas editoriales para generar encuentros entre escritores y lectores, la intendenta consideró que "nos faltaba este espacio de la Feria del Libro". Fein dijo que "nada mejor, en este momento complejo del país, el 24 inaugurar la Feria del Libro y decir que aportamos un granito de arena para que haya más lectores, que esa lectura genere personas que tengan un pensamiento crítico, que tengan sueños, capacidad de construir y de crear una sociedad más libre, más plural, más democrática".

"La intendenta nos propuso que tomemos a esta actividad como ciudad, y para nosotros es un gran desafío que se construye colectivamente, con cada una de las librerías, con cada uno de los lectores y lectoras. Creo que en cada rincón de este espacio de Feria seguramente habrá algún libro que irá a nuestro encuentro", dijo Ríos, quien además destacó que las lecturas de género van a tener un lugar muy importante en la Feria.

El vicepresidente de la Fundación El Libro, que integran todos los componentes de la cadena del libro, felicitó a la intendenta Fein "por la firme decisión política" de llevar a cabo este emprendimiento tan importante. "Siempre decimos que una vez que están satisfechas las necesidades mínimas de alimentación, vestimenta y techo, lo más importante es el cultura, ése es el cuenco donde vamos a beber para enriquecernos, desde el espíritu, desde el alma", reflexionó Vaccaro, titular de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE).

Para Vaccaro "desafortunadamente, hoy está en juego la ecuación económica de muchas pequeñas y medianas editoriales que son el sostén de la industria nacional del libro, y también de muchas librerías. Por eso, el 1 por ciento es un número inmenso si lo comparamos con lo que está pasando en el resto del país, donde la Feria se transforma en una rara avis. Concebimos a la Feria del libro como algo que va mucho más allá de un shopping de ventas de libros, para nosotros debe ser una gran actividad cultural, con charlas, debates, presentaciones de libros, conferencias".

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ