Denis Yanet Evequoz, con el nazismo a flor de piel
En el aula y en las tablas también
Imagen: Facebook

El aula no fue el único lugar elegido por la maestra nazi, Denis Yanet Evequoz, para hacer apología del Tercer Reich. La docente, quien ya fue separada de su cargo, también formó parte del elenco de un espectáculo erótico que propagaba la simbología nazi. Allí se la puede ver luciendo una esvástica y haciendo el saludo nazi con la mano derecha en alto.

Tras la difusión de las fotos, la Asamblea de Mar del Plata por una Sociedad Libre de Fascismo denunció al espectáculo Burlesque Sangriento, del cual formaba parte la docente cesanteada, quien usaba diferentes nombres, entre otros Anna Elisa Duprat, Psicosis Grotesque o Adiuvat Defunctorum. 

De acuerdo con las imágenes difundidas por sus promotores, en el espectáculo ahora denunciado, definido por sus protagonistas como “arte sangriento, sensual y grotesco de las mentes retorcidas, una combinación de un espectáculo único de erotismo explicito, con viejas reminiscencias del macabro cine gore y splatter de lo mas repulsivo del género”, aparece la docente en porta ligas y con una esvástica  en su brazo derecho.

Facebook

“Observamos con mucha preocupación que de toda la repercusión que tuvo la noticia, el 90 por ciento de los comentarios fueron a favor de la maestra y celebrando el nazismo. Nos preocupa el impacto social de una cosa así y por supuesto el impacto en la subjetividad de los niños”, le dijo a Página/12 Juan Martín Navarro, integrante de la Asamblea de Mar del Plata.

En la descripción del espectáculo se advierte que en el show hay “escenas explícitas, horror gore, violaciones, actos profanos y de extremo sadismo… voyeurismo, fetish en estado puro, interacción onanística, flagelaciones, tacto froteurista, masoquismo, todo conjugado en una misma noche para asesinar tu pudor y explotar tus sentidos”.

La polémica sobre la maestra nazi salió a la luz cuando sus alumnos de la escuela Jesús Maestro grabaron una clase, donde la docente reivindicaba al régimen nazi, negaba el exterminio masivo de judíos y reivindicaba “las cosas buenas que hizo Hitler”. “No fue todo malo, hizo cosas para Alemania, la sacó del hambre y la miseria”, afirmó la profesora, quien aclaró que tras la Segunda Guerra Mundial Estados Unidos “demonizó” a Hitler porque “la historia la escriben los que ganan”.