Especialistas en discapacidad podrían perder su trabajo

Equipo Docente del ISPEE (*)

Los veintinueve Institutos de Formación Docente (IFD) estamos en lucha desde que el oficialismo, presentó el Proyecto de Ley (UniCABA) en la Legislatura porteña que pretende crear una Universidad Docente en reemplazo de nuestras instituciones. En nuestra sociedad, las tareas de educación y cuidado de personas están mayoritariamente en manos de las mujeres y serán ellas las más perjudicadas si este proyecto avanza. En el ISPEE el 90,47 por ciento de  los estudiantes son mujeres que verían afectados sus planes de estudio y futuro profesional. El 80 por ciento de nuestro plantel docente está conformado por mujeres y, como en los demás Institutos de Formación Docente de la Ciudad de Buenos aires, aproximadamente el 60 por ciento quedaría cesante en forma automática sin que le corresponda cobrar indemnización alguna por ser interinas o suplentes.

Cada IFD tiene una trayectoria y características que lo distingue de los demás. Hoy quisiéramos destacar la situación particular del Instituto de Educación Especial (ISPEE), que ni siquiera fue incluido en el Proyecto UniCABA y que es el único que forma docentes especializados en discapacidades auditivas, visuales e intelectuales. Detrás de la máscara de la inclusión se esconde una política de educación pública que quiere desconocer el modelo social donde la discapacidad no existe en sentido absoluto sino que depende de la valoración funcional de la persona y los apoyos disponibles en el contexto. Tememos que la Educación Especial pase a ser privilegio de unos pocos y no derecho de todos aquellos que la necesiten.

Serían  otra vez las mujeres quienes renunciarían a sus trabajos remunerados para asistir y acompañar a quienes resulten expulsados de un sistema que a todas luces no está preparado para recibirlos. Se sospecha que la Educación Sexual Integral podría quedar excluida de este proyecto porque el Art. 4° de la Ley 26. 156 menciona su obligatoriedad únicamente en la formación docente no universitaria.Inmersos en el fuerte cerco mediático, que impide la visibilización de cualquier cuestionamiento al oficialismo, los Institutos de Formación Docente desplegamos a lo largo de los últimos cinco meses variadas estrategias para intentar visibilizar nuestro rechazo a este proyecto de ley pero, lamentablemente, la difusión fue muy escasa, exceptuando la tan destacada como cuestionada intervención en la Feria del Libro y la presentación del Consejo de Educación Superior de Gestión Estatal (CESGE) de un Recurso de Amparo exigiendo al Ministerio de Educación el acceso a la información pública siempre negada. 

La pantomima de debate que se lleva adelante en la Comisión de Educación desde el mes de marzo se está por terminar. El oficialismo tiene la mayoría absoluta para lograr la aprobación, no obstante, necesita mentir y ocultar información para hacer creer a la comunidad que el proyecto es viable y no perjudica a nadie.

(*) Instituto Superior de Educación Especial Paulo Freire.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ