Dilemas sobre el autor

“La primera colaboración con El Tomi fue la historieta llamada Tinta China, donde se plantea el dilema sobre quién es el verdadero autor cuando son dos los que trabajan en una misma idea. Esa tensión que se genera entre el que escribe e imagina, y entre el que dibuja y trata de atrapar/interpretar el sueño del guionista”, rememora Lautaro Ortiz cuando se le pregunta por los orígenes de Interior / Noche.

“El guionista sueña imágenes que el dibujante siempre distorsiona. El guión como ordenamiento narrativo desaparece en manos del dibujante que reordena textos, silencios y dibujos bajo otras reglas que no están sujetas únicamente a la palabra”, considera Ortiz. “En el fondo (si pensamos en la cantidad de indicaciones del guionista en sus textos que luego el dibujante borra) y desde ese punto de vista, el guión en historieta no existe. El guión cree imponer ciertas reglas que el dibujante necesariamente las debe romper para crear”. Es en esa “puja” donde se encuentra la clave del libro, advierte su guionista.

“El guión es solo la huella de un trabajo que el lector no ve, la escritura previa a la obra que la define, al fin de cuentas, el que la dibuja, quizá por eso en este arte el dibujante sea quien siempre tenga la responsabilidad del fracaso o del éxito”, reflexiona en torno a la siempre discutida preferencia entre los lectores por guionistas o dibujantes. “En definitiva la palabra escrita que propone el guión se vuelve puro grafismo, se disuelve como un rasgo más del dibujo”.

Además, Ortiz comenta que “Interior/noche se refiere a cierto encierro que existe en todas las ocho historias, todo sucede en lugares cerrados, todo es nocturno, y siempre entre dos que forcejean por crear”. Y añade que “la duplicidad en pugna se puede trasladar también como una metáfora sobre el amor y el sexo, de hecho en todas las historias el tema de fondo es el amor y el desamor, la violencia de la cópula. Quién mejor que retratar esa cópula de realidades, de ideas e imágenes, que El Tomi, dibujante de la sensualidad, narrador del cuerpo humano en estado de sexualidad. Él hizo la magia”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ