La campaña sumó votos
Cabeza a cabeza

En las horas previas a la sesión de la Cámara de Diputados que dirimirá el avance o no del proyecto de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, la votación aparece más pareja que nunca con un final incierto. La mayoría de las definiciones entre los diputados que hasta ahora no se habían pronunciado fueron a favor del proyecto consensuado sobre la base de la iniciativa  de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, lo que redujo la luz de ventaja que habían sacado los diputados anti abortistas a una expresión mínima, cuando aun queda casi una decena de indecisos que terminarán por definir la votación.

El dictamen de mayoría que ayer obtuvo el proyecto de despenalización del aborto en el último plenario de comisiones de la Cámara baja fue un impulso importante para los legisladores que respaldan la iniciativa. Las 64 firmas que reunió el proyecto consensuado entre diputados de todas las fuerzas políticas, frente a las 57 que se aglutinaron por el rechazo, fue un triunfo simbólico pero importante en un escenario que se mostró adverso desde el comienzo del debate. 

Las definiciones entre los indecisos también aportaron al entusiasmo de quienes impulsaron la presentación del proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Por primera vez desde que comenzaron los conteos, la proyección de la votación aparece mas reñida que nunca. El porotómetro marca apenas dos o tres votos arriba de quienes están en contra del proyecto, cuando queda al menos una decena de indecisos para una votación en la que no se descartan abstenciones y hasta ausencias en el recinto a la hora de votar.

Lo que llevó a incluir mas seriamente, como no sucedía hasta ahora, que el presidente de la Cámara baja, el macrista Emilio Monzó –que siempre evitó su pronunciamiento–, tenga que ejercer su voto en caso de empate para sellar la suerte del proyecto. En una sesión que arrancará hoy al mediodía y que se extendería hasta avanzada la mañana del jueves. 

Solo en la división de los tiempos pactados ayer en la reunión de Labor Parlamentaria suman 14 horas de intervenciones. Los miembros informantes de cada uno de los dictámenes, el de mayoría y el de rechazo, tendrán 40 minutos cada uno. Los distintos bloque partidarios sumarán otras 4 horas a las más de 8 previstas para un centenar de oradores y otra hora para los cierres de los jefes de las 4 principales bancadas de diputados: Cambiemos, el FpV-PJ, el interbloque Argentina Federal y el Frente Renovador. 

El otro dato relevante de la jornada de ayer, fueron los diputados que decidieron salir de la lista de indecisos, que con distintos matices se pronunciaron a favor de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. 

“Luego de mucho tiempo de reflexión y haber escuchado voces diversas, mi voto es a favor de la despenalización del aborto”, posteó el ex intendente de La Matanza y diputado Fernando Espinoza (FpV-PJ) en Twitter. “Soy católico. Pero los representantes del pueblo debemos legislar en función del bien común y la #JusticiaSocial. El Estado debe garantizar educación sexual en las escuelas para que las mujeres puedan decidir. Tenemos que dejar de lado las creencias particulares”, aclaró para explicar su postura.

La massista Mirta Tundis, que había planteado dudas durante todo el debate, también blanqueó su decisión de respaldar el proyecto tras las modificaciones que se introdujeron al dictamen final. Aunque admitió que la había impulsado un factor determinante: “Mi nieta me hizo cambiar la postura. Una nena de 12 años me hizo pensar, es mi nieta, que me pidió el pañuelo verde y me empezó a explicar el por qué”, declaró en diversas entrevistas y agregó que “la gente más joven obviamente que es más abierta, es menos convencional y nos permiten pensar”. 

El también matancero Fernando Asencio llegó hace muy poco a la Cámara de Diputados en reemplazo del fallecido Alberto Roberti y fijó postura. “Después de mucha reflexión, comprendí que lo que se está discutiendo es el derecho de las mujeres y la salud pública, no cuestiones religiosas ni creencias personales. Por eso votaré a favor de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo”, sostuvo el legislador massista.

A la lista también se sumaron los radicales Atilio Benedetti (Entre Ríos), Aída Ayala (Chaco) y Daniel Kroneberger (La Pampa), que hasta ayer figuraban en el grupo de los indecisos.

La única excepción fue el massista santafesino Alejandro Grandinetti, que paso por todos los estados durante el debate, desde el apoyo inicial, la indecisión y finalmente en contra del proyecto. “Toda mi vida pública, como periodista y desde la política después, defendí a los más débiles de la teoría del descarte... laboral, existencial o simplemente de vida. La armonía viene con la #Vida y la #Solidaridad. No vamos a votar esta ley”, sostuvo en las redes sociales.