Otra imputación para el "Negro" González
Aún falta acusar por homicidio

Cristian "El negro" González fue imputado ayer por el fiscal Gonzalo Fernández Bussy, como miembro de la asociación ilícita por la que fueron condenados los cabecillas de la banda de Los Monos. También le achacaron el delito de atentado a la autoridad, en calidad de partícipe necesario por una protesta en la comisaría 15º, que instigó Ramón "Monchi" Machuca, enojado con el comisario de la seccional porque le metieron preso a quien le manejaba un quiosco de droga: el propio González.

Tras ser acusado en la Justicia Federal, por narcomenudeo, ayer quedó a disposición del fiscal del sistema conclusional que llevó a juicio a 26 integrantes de la banda de Los Monos. Es que González era uno de los prófugos en la causa que no llegó al juicio oral donde se condenó a penas altísimas (entre 10 y 37 años) a los jefes del clan Cantero.

"El negro" es hermano del fallecido Alejandro Norberto "Chino" González, sindicado ejecutor del crimen de Martín "Fantasma" Paz, ocurrido el 8 de septiembre de 2012, hecho por el que se inició la investigación a Los Monos. Fue ejecutado a balazos el 4 de marzo de 2017, tras firmar un juicio abreviado.

La acusación por atentado a la autoridad tiene que ver con los sucesos posteriores al crimen de uno de los vendedores de droga de la banda, Raúl Héctor "Caracú" Navarro, en mayo de 2013. Cuando el "Negro" fue a pagar el velatorio, quedó detenido en la comisaría 15º. "El Negro, bolú; el que me maneja el negocio", le dijo Monchi al policía Juan "Chavo" Maciel, para quejarse del arresto en la seccional donde supuestamente tenía una "arreglo". Aunque González recuperó la libertad, Machuca le pidió que organizara un escrache contra el comisario. Más de un centenar de personas se movilizaron hasta allá, para quejarse por una falsa denuncia de violencia de género.

En tanto, ayer el fiscal Luis Schiappa Pietra esperaba que la Oficina de Gestión Judicial fijara para hoy o mañana la audiencia imputativa a la que deberá someterse González por otra causa en la Justicia provincial: el crimen de Lorena Ojeda, la chica que fue asesinada el 16 de diciembre de 2016, cuando los sicarios buscaban a su hermana Brisa, principal testigo del crimen de su pareja, Jonathan Rosales. El ataque, según la investigación, fue instigado por Ariel "Tubi" Segovia -asesinado dentro de la cárcel de Coronda, el mes pasado- para que la chica no lo señale en rueda de reconocimiento de personas. En el caso también quedó involucrado el abogado Marcos Cella, supuestamente por aplazar la fecha del trámite, y fue imputado como partícipe secundario.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ