Sigue hasta el 25 de julio la muestra de Guayasamín
La gran convocatoria de la ternura
“De la inocencia a la ternura”, en el Museo de la Memoria.“De la inocencia a la ternura”, en el Museo de la Memoria.“De la inocencia a la ternura”, en el Museo de la Memoria.“De la inocencia a la ternura”, en el Museo de la Memoria.“De la inocencia a la ternura”, en el Museo de la Memoria.
“De la inocencia a la ternura”, en el Museo de la Memoria. 
Imagen: Sebastián Joel Vargas

La muestra De la Inocencia a la ternura, de Oswaldo Guayasamín, convocó a nuevos públicos al Museo de la Memoria (Córdoba 2019), que debido a la gran convocatoria decidió extender la exhibición por diez días más, hasta el 25 de julio. La actividad forma parte de la programación por el 90° aniversario del nacimiento de Ernesto Che Guevara, que se celebró el 14 de junio pasado.

Más de 2500 rosarinos y rosarinas visitaron el Museo de la Memoria para disfrutar de la obra de quien fuera uno de los más destacados exponentes del arte moderno latinoamericano. La exposición, que da cuenta de la última etapa de su pintura, conocida como Mientras vivo siempre te recuerdo, se compone de casi cien obras entre pinturas de caballete, dibujos, acuarelas y obra gráfica. Aborda temas como el amor de madres e hijos, la inocencia infantil y el amor de pareja, entre otros. El artista plástico dijo alguna vez: “Pese a todo no hemos perdido la fe en el hombre, en su capacidad de alzarse y construir; porque el arte cubre la vida. Es una forma de amar”.

Oswaldo Guayasamín es uno de los más reconocidos representantes del arte plástico en Latinoamérica. Fue nombrado pintor de Iberoamérica por la IX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno en 1999. Siempre tuvo estrecha relación de amistad con Argentina y su pueblo. En 1946 realizó su primera exposición en Buenos Aires, en una muestra colectiva junto con los pintores ecuatorianos A. Palacio y C. Valencia.

Más tarde retornó a la República Argentina en reiteradas ocasiones con exposiciones individuales y colectivas en distintas ciudades. Ese vínculo se desarrolló y estrechó con la amistad que mantuvo a lo largo de su vida con grandes personalidades argentinas de las letras, la música, la pintura y de las artes en general.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ