“Una olla a presión”

“Si esto no se revierte rápido, hay una olla a presión que, por más buena voluntad que le ponga la conducción de los movimientos sociales, tarde o temprano estalla”, advirtió Juan Grabois, referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). El dirigente social remarcó que “en este momento hay una situación que se diferencia de la del 2001 porque existe una red de seguridad social más amplia a través de la Asignación Universal por Hijo”. No obstante, señaló que “los vecinos la están pasando muy, pero muy mal”. En las últimas semanas, los movimientos sociales mantuvieron, sin demasiado éxito, dos encuentros con el Ministerio de Desarrollo Social.  

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ