Opinión
Senadora Elías, no está bien

Estimada senadora por Tucumán Silvia Elías.

Le escribe acá Carola Martinez, mamá de Tomi, un joven con síndrome de down (SD) de 18 años. Le hablo en representación de mi familia para decirle: “No, no está bien. Está mal”, tal como le señaló en el Congreso el biólogo Alberto Kornblihtt. 

Esta mal desconocer que el Síndrome de Down (trisonomía 21) no es una enfermedad.

Que los embarazos de personas con SD no son inviables.

Que no hay “niñitos” con SD en el útero de sus madres.

Señora senadora, está muy mal no saber que ese estudio español al que usted alude es fake news. 

Que los países donde la cantidad de nacidos con trisonomías tienden a la baja son países que se toman muy en serio la calidad de vida de sus ciudadanos y donde llevan años dándose estos debates éticos.

Que la integración a la educación formal es muy difícil y en la mayoría de los casos terminan incorporados a escuelas de oficios de los que egresan sin posibilidades de ser absorbidos por un mercado laboral que se niega a incorporarlos.

Que el Estado no garantiza una vida plena en su desarrollo laboral, social, psicológico, sexual y que está sujeto a las herramientas y la capacidad económica de sus padres. Padres que además, es probable que mueran antes dejando a la persona con SD en una situación de indefensión.

Que hay personas con SD que son completamente autovalentes, que pueden estudiar y recibirse de una carrera universitaria. Pero, que hay otros que no pueden salir solos a la calle, que no tienen orientación espacial ni temporal, que no hablan y se expresan con gestos.

Que una persona con Síndrome de down puede tener variedad de síntomas y de trastornos que van desde trastornos visuales, odontológicos, endocrinológicos, motores, inmunológicos hasta enfermedades cardiacas mortales.

Que está muy mal que usted no sepa que tener un hijo con una discapacidad conlleva un compromiso profundo, un trabajo enorme, dedicación, tiempo, dinero y sacrificios que durará toda la vida y que de ninguna manera una mujer debería estar obligada a hacer si no es su elección.

Leí su aclaración y suena legítima su preocupación con respecto al tema, la invito a presentar iniciativas que transformen estas realidades.

Por último le pido que no utilice a las personas con SD en su discurso oscurantista, misógino, irracional y conservador que solo busca impedir el acceso pleno al control de las mujeres de nuestro cuerpo y la libertad a decidir sobre él.

#AbortoLegal #QueSeaLey

* Escritora.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ