Un análisis del fenómeno de la militancia por la legalización
El tema “más juvenilizado”

El aborto es “el tema público más juvenilizado” si se lo vincula con reclamos históricos de grupos de mujeres y feministas, como puede ser el del matrimonio igualitario, y “se produce de modo creativo y ecléctico, con claras marcas generacionales” sostiene Melina Vázquez, socióloga e investigadora del Conicet en el Instituto de Investigaciones Gino Germani de la UBA, donde coordina el Grupo de estudios de Políticas y Juventud.

–¿Cómo analiza que juventudes de distintos partidos hayan firmado un documento exigiendo a sus senadores que voten a favor del proyecto? 

–La construcción de una plataforma común en torno a los reclamos por la despenalización y legalización del aborto aparecen entre las juventudes partidarias con mucha contundencia en los últimos meses. Creo que se pueden reconocer dos acciones complementarias: una orientada al desarrollo de acciones conjuntas entre juventudes partidarias (es decir, generacional) y otra orientada a la construcción del debate sobre la legalización del aborto dentro de las respectivas fuerzas políticas. En cuanto a la primera, vale mencionar el desarrollo de estrategias de articulación que se vehiculizaron, por ejemplo, en la organización de un encuentro de juventudes partidarias que involucró la firma de un petitorio conjunto por parte de dirigentes juveniles y estudiantiles de organizaciones político-partidarias de un amplio espectro político-ideológico: Libres del Sur, Franja Morada, Juventud Radical, la UES, La Cámpora, la Juventud del PRO, la Juventud Socialista y el Movimiento Nacional Reformista (MNR). Durante el debate en la cámara alta también se organizaron nuevas acciones conjuntas.

–¿Es común la transversalidad de acciones entre las juventudes de distintos partidos?

–La construcción de agendas juveniles transversales a los partidos no es una práctica habitual en la construcción de agendas, acciones colectivas y causas militantes. Por ello, el acompañamiento del debate sobre la legalización del aborto aparece como un contrapunto y muestra la potencia de una articulación entre juventudes. Vale destacar no solamente la construcción de una agenda juvenil común entre estos sectores sino, además, que la misma haya tenido que ver con la formulación de expresiones, términos y consignas comunes. Por ejemplo, se manifiestan en adhesión a la consiga impulsada por la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito: Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Esto es interesante y marca diferencias con los diferentes tonos y modos de abordaje en algunos partidos o bloques legislativos. Así, observamos entre las juventudes partidarias términos comunes en la defensa y acompañamiento de esta causa. Ahora bien, para no hacer análisis descontextualizados, también fue posible reconocer articulaciones impensadas en términos político-ideológicos a nivel dirigencias adultas partidarias. Vimos así la emergencia de diálogos, articulaciones transversales que en el marco de otros debates parlamentarios resultarían improbables. 

–¿Cómo es el vínculo entre las diversas generaciones al interior de los partidos?

–Evidentemente esto muestra contrastes según la orientación de los votos en las diversas fuerzas partidarias. Por ejemplo, en los partidos de izquierda no se llega a configurar como tema de disputas al interior de los ámbitos partidarios ya que constituye un tema sobre el que se observan mayores acuerdos que en otras fuerzas políticas como el FPV-peronismo, la UCR o Cambiemos. Lo interesante es pensar cómo este tema en particular se configuró como tema juvenil (dentro y fuera de las juventudes partidarias), a la vez que permitió manifestar y dar forma a estas tensiones generacionales. Posiblemente los debates en torno a la agendas de temas anudados con la defensa del aborto legal, seguro y gratuito también lleven, con el correr del tiempo, a un debate sobre el lugar de las juventudes en la representación partidaria, en general, y con la posición de las mujeres así como de esta agenda más amplia que se articula inevitablemente con el reclamo por la legalización del aborto. Es muy interesante observar qué sucederá en espacios partidarios que están menos permeados por la juvenilización, como la UCR, en los cuales este reclamo funcionó como un escenario de producción auto-reconocimientos juveniles, que llevaron a la toma del edificio del partido, a la construcción de nuevas consignas (como la UCR no es clerical, los reformistas por el aborto legal).

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ