Opinión
La república de hermanas
Al mediodía, en el Congreso, una intervención de Las Criadas recordó qué senadoras y senadores votaron contra el aborto legal.Al mediodía, en el Congreso, una intervención de Las Criadas recordó qué senadoras y senadores votaron contra el aborto legal.Al mediodía, en el Congreso, una intervención de Las Criadas recordó qué senadoras y senadores votaron contra el aborto legal.Al mediodía, en el Congreso, una intervención de Las Criadas recordó qué senadoras y senadores votaron contra el aborto legal.Al mediodía, en el Congreso, una intervención de Las Criadas recordó qué senadoras y senadores votaron contra el aborto legal.
Al mediodía, en el Congreso, una intervención de Las Criadas recordó qué senadoras y senadores votaron contra el aborto legal. 
Imagen: Guadalupe Lombardo

Pensaron que enterraban el reclamo y lo único que hicieron fue avivar el fuego. Desde que el Senado eligió seguir cerrando los ojos (un rato más, no para siempre, como quisieran algunos allí), alcanza con quitarse la venda en la calle y escuchar alrededor en cualquier lado. Las chicas, las adolescentes, las veinteañeras, que ya venían combativas y entusiastas, que agotaban de repente las reservas de glitter verde, que empezaron a imponer(se) el pañuelo verde como accesorio de civilidad y complicidad, ahora tienen lo único que –apenas– les faltaba: mística.

En mi barrio, en paredes al azar, ayer aparecieron cartelitos manuscritos en lápiz que reclaman la ley (tienen dibujitos de pañuelos, de lazos verdes, piden por libertad pero también por derecho a la salud). El fin de semana, a una amiga su hija le mandó una foto desde una fiesta de cumpleaños: una de las paredes estaba decorada con la leyenda “será ley” escrita en verde y con brillitos. Por la ciudad, por distintos barrios, el avistaje de pañuelos verdes en mochilas no decreció desde la semana pasada; los puestos callejeros que venden pañuelos, tampoco.

Donde pensaron que había moda, hay clima de época. Donde vieron aburrimiento, hay argumentos. Donde ningunearon encuentros, hay construcción de lazos entre chicas y jóvenes y mujeres y señoras. Se vio ayer: es una nueva ciudadanía. Preparensé.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ