Entró con un cuchillo en una comisaría
Ataque en Barcelona
Imagen: AFP

A un año del atentado en la Rambla de Barcelona en la que fallecieron 15 personas y otras cientas resultaron heridas, un hombre armado con un cuchillo ingresó esta madrugada a una comisaría en la localidad española de Cornellá de Llobregat, en el noreste de Cataluña, al grito de “Alá”.  Una agente  de los Mossos d’Esquadra abatió en ese momento al agresor de nacionalidad argelina de 29 años, en un hecho que es tratado como un “ataque terrorista”.

"Es un atentado, hay una agresión clara contra la vida de un policía, el individuo pronunciaba consignas de 'Alá'(...). Son indicios como mínimo para tratar la investigación de los hechos en este momento como un acto terrorista", indicó en rueda de prensa Rafael Comes, comisario superior de la policía regional catalana. 

La mujer policía, que no resultó herida y es atendida por psicólogos, sólo puede recordar que el hombre invocó a "Alá" cuando se arrojó sobre ella, si bien el resto de palabras que pronunció son "indescriptibles", según Comes. El comisario destacó que el atacante tenía "una voluntad claramente homicida y determinada" cuando se abalanzó sobre una agente, que "a fin de salvar su propia vida ha hecho uso del arma de fuego provocando la muerte de este individuo", puntualizó el comisario.  

El agresor es una persona de 29 años nacida en Argelia y residente en la misma localidad; contaba con un documento oficial español de identificación de extranjeros a nombre de Abdelouahab T., de quien no constan antecedentes policiales.

La comisaría de Cornellá de Llobregat, un municipio de clase obrera de 86.000 habitantes al sur de Barcelona, fue rápidamente acordonada después del ataque. Al mismo tiempo, la Policía pidió a todas las comisarías de Cataluña aumentar preventivamente sus medidas de protección. 

Por ahora, a los investigadores no les consta ninguna vinculación del asaltante con los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils (provincia de Tarragona) cometidos hace un año, el 17 de agosto de 2017, cuando un vehículo conducido por un yihadista atropelló indiscriminadamente transeúntes en las Ramblas, la arteria emblemática de Barcelona. Horas después, cinco cómplices mataban una mujer en otro atentado en la villa costera de Cambrils, en el que atropellaron y acuchillaron a varios transeúntes.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ