Del Potro y la final
“No me di por vencido”
Imagen: EFE

Pasadas la derrota y el llanto del final, llegó la hora de la premiación y fue el turno de Del Potro de hablar ante la multitud que copó anoche el estadio Arthur Ashe de Nueva York. “Nunca me di por vencido en los momentos más difíciles en mi vida. Luché contra mis lesiones y después de nueve años, llegar a una final nuevamente es increíble”, consideró el tandilense, quien primero aclaró que no le era “fácil” hablar en ese momento.

Aquella fue, quizá, la definición más reflexiva de Del Potro, quien luego se dedicó a agradecerle a un público que, colmado de argentinos, ensordeció varias veces a los presentes con el apoyo al tandilense durante el encuentro, algo que provocó la dedicatoria de algún punto por parte de Djokovic a la tribuna. “A veces uno puede ganar o perder el torneo, pero el amor de la gente vale lo mismo que una Copa y esa ya la tengo (en referencia al título que ya obtuvo en 2009). Me llevo el amor de todos ustedes”, definió el gigante de 1,98 metro, que también se acordó de sus compatriotas. “Agradezco a mis amigos, a toda la gente que me apoyó y a toda la Argentina, que sentí la energía”, agregó.

Tras recibir el plato-trofeo al subcampeón –con el que posó con una sonrisa–, Del Potro le dedicó unas palabras a su contrincante, que fue premiado tras el argentino. “Estoy feliz de haber jugado la final ante un ídolo magnífico. Es uno de mis grandes amigos y si hay un jugador que me gustaría ver ganar títulos es a él. Estoy feliz por Novak y su equipo”, consideró el tandilense sobre el serbio, a quien se enfrentó por primera vez en 2007, también en el Grand Slam estadounidense en un duelo que terminó con victoria de Djokovic 6-1, 6-3, 6-4.

Minutos después, cuando llegó su turno, el serbio le devolvió las flores al argentino. “Sé lo que hizo en los últimos años. Sabemos que va a estar en el top del tenis y va a ganar más torneos de Grand Slam”, reconoció el ahora número tres del ranking quien también se refirió al ambiente que puso el público. “Parecía un partido de fútbol, con los fans argentinos y con los fans serbios alentando”, concluyó jocosamente el campeón.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ