El 55 por ciento de toda la planta municipal son trabajadoras
Una ciudad con las mujeres arriba
El informe del municipio fue presentado por Fein: la mayoría entró en los últimos años y tienen mayor nivel educativo.
El 60% de las municipales ingresó a la administración pública en el último lustro, destaca Fein.El 60% de las municipales ingresó a la administración pública en el último lustro, destaca Fein.El 60% de las municipales ingresó a la administración pública en el último lustro, destaca Fein.El 60% de las municipales ingresó a la administración pública en el último lustro, destaca Fein.El 60% de las municipales ingresó a la administración pública en el último lustro, destaca Fein.
El 60% de las municipales ingresó a la administración pública en el último lustro, destaca Fein. 

Ellas son abrumadora mayoría de trabajadoras centros de salud, centros de convivencia barrial y toda la trama de atención a la comunidad que Rosario creó en los últimos 30 años. Pero no sólo eso. Con sólo entrar en cualquier Centro Municipal de Distrito se observa mayor cantidad de mujeres. Eso tiene su comprobación estadística: la intendenta Mónica Fein reveló que en la planta municipal, de casi 12.000 municipales, el 55% son mujeres. El análisis fue realizado sobre números de mayo pasado. Fein subrayó el incremento en la contratación de mujeres en la Municipalidad en los últimos años: los segmentos de antigüedad con mayor participación son el de menos de cinco años de trabajo (60% del total) y el de entre cinco y diez (59% del total). Mientras que apenas el 4% de las empleadas trabaja en el municipio hace más de 30 años y el 7% hace más de 25.

El informe incluye a personas contratadas y de planta permanente. Las secretarías de Turismo y la de Salud son las que tienen mayor cantidad de trabajadoras: un 70% y un 68%, respectivamente. El personal de Salud representa, a su vez, casi la mitad del total del personal municipal. Si se tiene en cuenta que esta área significa casi la cuarta parte del presupuesto municipal (el 24%), queda al descubierto la relevancia de esta partipación. También en la Secretaría de Desarrollo Social, Intendencia, el ILAR y la Secretaría de Planeamiento hay más del 60% de empleadas mujeres, mientras en Hacienda y Economía, Producción y Empleo, Cultura y Educación, y Economía Social, las trabajadoras son más del 53%.

En el otro extremo, la secretaría de Obras Públicas tiene apenas un 18% de empleadas, seguida por Ambiente y Espacio Público, con un 28%, Control y Convivencia (33%). En la mitad inferior de la tabla, pero con más del 40% se ubican la Secretaría de Transporte y Movilidad (49%), la Secretaría de Gobierno (48%), el Servicio Público de la Vivienda (46%) y la Secretaría General (44%).

Pero además, son más estudiosas. Siempre según el informe elaborado desde el mismo municipio, las trabajadoras municipales están más formadas que sus pares varones: del total del personal que posee estudios universitarios (o superiores) en el municipio, el 68% son mujeres. Mientras que de quienes poseen bachillerato universitario, las mujeres representan el 58% y el 66% en el caso de terciarios. A su vez, el 46 % de los títulos secundarios corresponden a mujeres y solo el 31% a quienes tienen primario completo.

Otro dato que subrayó Fein fue la fuerte presencia de mujeres en todos los niveles jerárquicos de la Municipalidad, aunque admitió una brecha salarial de unos mil pesos aún vigente.

El ámbito elegido por la intendenta para hacer públicos estos datos no fue azaroso: la presentación de un protocolo de actuación ante la violencia de género es parte de las políticas de igualdad en las que Rosario viene trabajando desde hace 30 años. Este instrumento define los pasos a seguir ante una denuncia por violencia de género ejercida por empleados o funcionarios municipales, ya sea que la víctima sea empleada, o no. Impulsa también un trabajo de promoción y prevención. Para ello, se creó una mesa de trabajo coordinada por el Instituto Municipal de la Mujer y conformada por la Secretaría de Desarrollo Social, la Dirección de Investigación, Ética Pública y Transparencia, y el programa de Salud de los Trabajadores, donde tomó forma el protocolo. Todas las secretarías que forman parte del municipio estuvieron realizando encuentros de sensibilización, a cargo del Instituto Municipal de la Mujer y la Dirección General de Investigaciones, Ética Pública y Transparencia, en los cuales se les brindaron las herramientas para detectar, intervenir y resolver situaciones de violencia, como así también construir espacios laborales libres de violencia, de estereotipos sexistas, y sin discriminación. Hasta ahora se capacitaron 11 Secretarías, con la participación de un promedio de 30 personas por cada una, incluyendo mandos medios y altos.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ