En primera persona

María Alegre tiene 22 años y pertenece a la comunidad Mocoví. Está terminando el secundario en el colegio San José y allí mismo realiza la capacitación en panificación. La joven viajó hace poco a visitar el pueblo de donde eran sus ancestros, Colonia Aborigen (Chaco). Allí observó el sacrificio que deben hacer las personas para estudiar y capacitarse y se alegra de que todos tengan esas oportunidades en Rosario. “El año pasado hice la capacitación en oficio de pizerría, la cocina me encanta", contó María, que aspira a ser trabajadora social. María se autodefine como muy curiosa y eso la llevó a conocer su origen Mocoví: “Antes pensaba que era Qom, pero preguntando me enteré de toda la historia. Sólo mis tíos mayores conocen la lengua de origen”, dijo y comentó que la incentiva saber y aprender más de la historia de los pueblos.

Néstor Barrios estudió antropología durante dos años y eso lo hizo conectar aún más con sus raíces y acercarse al idioma: “El lenguaje es otra cosmovisión del mundo. Me ayuda a ver mi esencia”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ