Cartas de lectores
Presente

Recordar a Oscar Medina a 42 años de su secuestro no es una cuestión sentimental. Es rescatar a un humilde trabajador, delegado Metalúrgico de la Planta de la Poderosa Familia Fillipini.

Los Fillipini eran afiliados y dirigentes del Partido Demócrata Progresista, Oscar Medina también militaba en el PDP. Además, Oscar militaba en la Juventud de la Acción Católica, dirigida por Eugenio Zitelli, el capellán de Feced.

Como la empresa necesitaba aumentar la producción y, en lugar de poner más maquinas y más empleados, eliminó los topes de los balancines, esto genero numerosos accidentes. Entre ellos, Oscar cayó víctima de esta política salvaje y como otros compañeros perdió dos falanges de sus dedos de la mano derecha.

La UOM miro para otro lado ante los reclamos de Oscar y sus compañeros, que comenzaron las medidas de fuerza para exigir el pago en efectivo, ropa, guantes y respeto a las normas de seguridad.

Uno de los dueños le ofreció plata a Oscar para que terminaran con el conflicto. Oscar le respondió: “Podemos ser amigos, podemos ser del mismo partido político, pero soy delegado de mis compañeros. Te estás equivocando, no soy ningún traidor”.

Oscar tenía 20 años cuando enfrentó esta situación, y defendió sus intereses de clase con honestidad. Oscar no pudo renovar su mandato como delegado ya que la UOM suspendió las elecciones. A Oscar lo despidieron y lo encarcelaron, le plantaron armas y revistas del Ejército Revolucionario del Pueblo, Lo vincularon al secuestro del empresario Breus de Villa Constitución y lo sacaron como un delincuente de su rancho, el 28 de julio de 1974. En mayo del 75, cuando cayeron las causas truchas, salió en libertad. Firme en sus ideales, se incorporó al Partido Revolucionario de los Trabajadores. El 20 de octubre de 1976 lo secuestraron, a los 23 años. Permanece desaparecido. Pagó con la vida por no traicionar ni arrodillarse.

Hoy más que nunca, gracias Oscar Medina por tu ejemplo de vida. Presente, junto a los 30.000 desaparecidos y todos los caídos en la lucha por un país mejor.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ