La mujer señaló que sus familiares tenían "celos" de la nena
La madre de Sheila desconfía de la tía

La madre de Sheila Ayala no descartó que la tía de la niña de 10 años asesinada en el partido bonaerense de San Miguel haya tenido una participación directa en el crimen. Tras la declaración de Leonela Ayala, en la que negó haber estado en la casa junto a su esposo, la madre de Sheila deslizó la posibilidad de que la nena haya sido asesinada por la tía y su esposo, Fabián Ezequiel González Rojas, por "celos".

"Si hay un Dios justo, la van a pagar", expresó hoy Yanina al desconfiar del testimonio de Ayala. La madre de la nena pidió también que se investigue a la pareja de su ex esposo, al evaluar que pudo haber "cómplices" en el brutal crimen de su hija. 

La madre de la niña, cuyo cuerpo apareció el jueves desnudo dentro de una bolsa entre dos medianeras lindantes con su casa, planteó que el crimen se pudo haber producido  por los "celos" que provocaba Sheila en sus tíos. Yanina destacó que Sheila siempre llegaba a la casa de su padre "con ropas nuevas y cosas que ella capaz que no podía darle a su propia hija". Además, aseguró que no cree en el testimonio que brindó ayer Ayala ante el fiscal del caso, en el que sostuvo que había estado con sus otros cuatro hijos en el momento en el que la nena había desaparecido.

"Ella estuvo en todo momento con su marido. La tía no se puede desligar del crimen", expresó la madre en diálogo con la prensa. También consideró que la mujer detenida es una "cínica", por haber salido en la televisión, junto a su marido, mostrándose acongojada por la desaparición de la nena. Además, Yamila calificó de "mala" la actuación de la Policía, sobre todo por la tardanza en encontrar el cuerpo de su hija, cuando llevaba varios días muerta."Tenían un perro para encontrarla viva, pero también tendrían que tener alguno para encontrar una persona muerta", cuestionó.

El jueves pasado, cuando la Policía encontró el cuerpo de Sheila en su casa, Leonela Ayala había asegurado que junto con su esposo tomaron “drogas y alcohol” y que no sabía lo que había pasado. Pero en su primera declaración a la Justicia, manifestó que “no sabe lo que ocurrió porque estuvo con sus hijos”. Este es el único testimonio que se da en el marco de una declaración indagatoria formal y por tanto el único válido hasta el momento. Su esposo, por otro lado, se negó a responder las preguntas del fiscal Gustavo Carracedo.

Según la acusación del fiscal, González Rojas quedó formalmente acusado como coautor del delito de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por tratarse de un femicidio”. Mientras que Ayala, que es hermana del padre de la víctima, está acusada por el delito de “homicidio agravado por alevosía” en calidad de coautora.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ