Arabia Saudita intentó ocultar el asesinato de Jamal Khashoggi
El video de la vergüenza

Luego de que Estados Unidos aceptara complaciente la versión de Arabia Saudita acerca de la muerte del periodista Jamal Khashoggi y mientras París, Londres y Berlín exigen una investigación profunda del caso, la cadena estadounidense CNN publicó un video, supuestamente tomado por las cámaras de seguridad, que muestra cómo un agente saudita salió del consulado del reino en Estambul vistiendo la ropa que tenía el periodista asesinado al entrar al edificio.

En la filmación se ve a uno de los integrantes del comando de 15 saudíes, que viajaron expresamente a encontrarse con Khashoggi en el consulado saudí en Estambul, saliendo por la puerta trasera del edificio, vistiendo la misma ropa de Khashoggi. Las imágenes muestran al impostor con el mismo atuendo que vestía el periodista al momento de entrar e incluso se nota que se colocó una barba postiza para aparentar que el hombre asesinado se había retirado del lugar por sus propios medios. Poco después, se ve que el agente, identificado como Mustafá al Madani, ingresa a un baño público, del cual sale vestido de forma diferente y con una bolsa de plástico, en la que se cree llevaba la ropa de Khashoggi.

La grabación, que ya forma parte de la investigación, salió a la luz a un día de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, anuncie los resultados de la investigación. Además, se publicaron luego de que el reino dejara circular dos versiones distintas sobre la muerte del periodista. La primera indicaba que Khashoggi falleció en su consulado de Estambul a causa de una pelea a puñetazos. “Sin duda se cometió un tremendo error y lo que agravó el error fue el intento por cubrirlo”, admitió el ministro de Relaciones Exteriores saudita, Adel al Yabair, quien aseguró no saber dónde estaba el cuerpo del periodista.

El domingo, a tres días de aquellas declaraciones, emergió un supuesto agente encubierto arrepentido, quien contó que sus compatriotas habían amenazado con secuestrar al periodista pero que, ante los gritos de la víctima, lo sujetaron del cuello y le taparon la boca. "Intentaban evitar que gritara, pero murió", reveló la supuesta fuente al Washington Post. 

La prensa turca, sin embargo, contradice la versión del reino e indicó, en base a audios que todavía no han sido publicados, que Khashoggi fue torturado y asesinado, y que su cadáver fue descuartizado por un equipo de 15 hombres, entre ellos un forense, que viajó adrede a Estambul. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ