Dos jóvenes fueron echados de una pizzería por besarse
Academia de discriminación

La pareja formada por Joaquín Guevara y Tomás Rodríguez denunciaron públicamente que fueron agredidos por su condición sexual y expulsados del local por los responsables del comercio Accademia della Pizza, ubicado en Scalabrini Ortiz y Santa Fe, en el barrio porteño de Palermo. “Todo bien con que entre ustedes se chupen la pija, pero acá no vengan a romper las pelotas”, fue una de las frases que tuvieron que escuchar de parte de los propietarios de la pizzería. Fueron varios los que los increparon: el encargado del lugar, dos mozos y el lavacopas. No sólo los echaron del lugar, sino que los corrieron una cuadra y media, mientras continuaban con las agresiones verbales y los golpes. 

La pareja fue a cenar a ese lugar el domingo pasado, cerca de la medianoche, porque era el único lugar abierto. “Nos sentamos uno al lado del otro y en un momento vino el encargado del local a decirnos que estábamos en un ambiente familiar y que por ese motivo nos teníamos que ir. Cuando le dijimos que nosotros también éramos familia, nos echaron”, denunció Tomás ante los periodistas. “Nos shockeó y apenas pasó ese shock, nos fuimos. A la cuadra y media escuchamos gritos y nos alcanzó el lavacopas, y los mozos, entonces me pegaron en la espalda y en la cara”. 

Además de golpearlos, les gritaban “putitos de mierda, vengan a pagar la cuenta” porque ellos se habían ido sin pagar, dado que los habían echado. “Quisimos pagar con tarjeta pero nos dijeron que en efectivo, vinieron con nosotros hasta el cajero y nos gritaban cosas. El odio en sus caras fue tremendo”, aseguró Tomás. “Nos asustamos mucho y fuimos a la comisaría 23 a hacer la denuncia” y ayer por la mañana fueron a Medicina Legal de la Policía “para que constataran las lesiones” sufridas. La denuncia fue hecha por Tomás a través de su perfil de Facebook, y no tardó en viralizarse. Con sólo citar el nombre de la pizzería en Google, se encuentra toda la información sobre la odisea vivida por la pareja. Sergio Rivadulla, quien se presentó como socio y responsable de la pizzería que figura en la denuncia, sostuvo que al encargado que les dijo que era “un lugar familiar” y que “dejaran de besarse, lo desvinculamos inmediatamente”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ