Carolina Pochetti, viuda de Daniel Muñoz, se presentó a la Justicia
Otra detenida por los cuadernos
Imagen: Twitter

Carolina Pochetti, la viuda Daniel Muñoz, el ex secretario privado de ex presidente Néstor Kirchner, se entregó hoy en a la Justicia. La detención de la mujer había sido solicitada por el fiscal Carlos Stornelli a partir de declaraciones de arrepentidos en la causa de los cuadernos sobre los destinos que habrían tenido los supuestos bolsos de dinero.

A la viuda de Muñoz se la acusa de haber participado junto a su marido de sociedades que supuestamente recibieron dinero de la corrupción. Ahora será indagada por el juez federal Claudio Bonadio, quien accedió a detenerla.

En las declaraciones de los arrepentidos en la causa se mencionan dos destinos de los supuestos bolsos con dinero. Una línea era a través de Roberto Baratta y Julio De Vido, principalmente hacia campañas electorales. La otra línea mencionada es con el ex secretario de obras públicas José López y Muñoz, dinero que –según todo lo indica– terminó en el enriquecimiento personal de ambos.

Según la acusación la plata de Muñoz fue sacada del país a través de sociedades que estuvieron a nombre del propio ex secretario de Kirchner y su esposa; y de Sergio Todisco y su ex esposa Elizabeth Ortiz Municoy. Estos últimos son empresarios del rubro inmobiliario de Mar del Plata y en Miami, por lo que toda la cuestión del enriquecimiento y el lavado de dinero se está investigando en La Perla, donde también tuvieron inversiones Muñoz y Pochetti.

En los Panama Papers aparecieron sociedades creadas por Muñoz, quien falleció de cáncer en 2016, y su esposa. Autoridades norteamericanas afirman que a través de esas y otras sociedades se movieron unos 70 millones de dólares. Esa información es un indicio de que él no era testaferro de ninguno de los Kirchner porque, según la documentación, las propiedades siguieron a su nombre y a nombre de su círculo íntimo.

En el marco de la misma causa, ayer fueron procesados secretarios y colaboradores de la familia Kirchner por integrar la asociación ilícita supuestamente descripta en las fotocopias de los cuadernos. De los cinco procesados, el único que consiguió seguir en libertad es Fabián Gutiérrez, quien aceptó un acuerdo como imputado colaborador, lo que confirma la mecánica de que quienes se “arrepienten” evitan la cárcel y los que dicen que no cometieron ningún delito quedan entre rejas.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ