Ni cruces ni estampitas

El Concejo municipal aprobó ayer una resolución por la que se dispone la remoción de íconos religiosos de escuelas y hospitales públicos de Rosario. La iniciativa, impulsada por la concejala Celeste Lepratti, había tenido un antecedente fallido a nivel provincial. “El Estado debe garantizar la libertad y el derecho a profesar cualquier culto, pero desde la laicidad, contemplando y conteniendo las elecciones de cada uno. No puede poner una por sobre la otra”, explicó Lepratti.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ