Mientras se reduce el consumo de carne, Macri dijo que está "en Japón y en China"
Asado for export

El Presidente participó este mediodía en el segundo Campeonato del Asado de Obra y aprovechó la oportunidad para destacar el aumento de las exportaciones de carne argentina. “Avanzamos hasta el sexto lugar en el ranking de exportadores de carne del mundo”, celebró Mauricio Macri, quien tras una breve referencia al sector terminó hablando del partido que disputarán mañana River y Boca por la final de la Copa Libertadores. Mientras tanto, el consumo local de carne sigue en picada entre los argentinos.

“Son unos maestros”, bromeó Macri al entregar el primer premio al equipo del Subte E, que subió a recibir la distinción con remeras azules de la Uocra. “La carne argentina está en Japón, Canadá, China”, enumeró los destinos que se sumaron a las exportaciones de carne. Macri celebró la expansión de las ventas puertas afuera y dijo que en los últimos meses la Argentina avanzó en el ranking de los países exportadores de carne hasta ubicarse en el puesto número seis.

Sin embargo, de acuerdo con el último informe sobre el consumo de alimentos básicos realizados por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) el consumo de carne fue lo que más se redujo dentro de la canasta familiar. El 54 por ciento de los encuestados del Área Metropolitana aseguró que disminuyó el consumo.

Desde el CEPA remarcaron que la caída del consumo se debió al aumento de los precios de los cortes de carne que treparon durante el último año entre 35 y 45 por ciento. Según el Indec, por ejemplo, el kilo de asado subió de 124,08 a 166,96 pesos (34,6 por ciento), la carne picada de 73,28 a 102,45 pesos (39,8), la paleta de 119,34 a 172,42 pesos (44,5) y la nalga de 153,17 a 211,85 pesos (38,3 por ciento).

Como no podía ser de otra manera, Macri cerró su discurso haciendo referencia al primer encuentro por la final de la Copa Libertadores, que se disputará mañana en Boca. “Nos pasan cosas únicas a los argentinos”, celebró en referencia al partido. “Millones lo vamos a ver desde nuestras casas”, fue lo único que dijo sobre su frustrado pedido de público visitante.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ