El secretario general de CGT, Carlos Acuña justificó la suspensión de las medidas de fuerza
Oportunidad: cambio paro por bono
Imagen: Noticias Argentinas

"Todo el sector privado tiene que pagar el bono”. Esa fue la definición con la que el cosecretario de la CGT, Carlos Acuña salió al cruce del pronunciamiento de los empresarios que dijeron no estar en condiciones de pagar el monto no remunerativo que el Gobierno acordó con la central obrera. Además, el gremialista rechazó las críticas por el levantamiento de las medidas de fuerza tras ese pacto y aseguró que "entre hacer un paro y embocarlo antes de las fiestas, prefiero que los trabajadores tengamos 5 mil pesos más".

Las declaraciones de Acuña fueron dirigidas al titular de la cámara alimenticia (Copal), Daniel Funes de Rioja, quien en la semana dijo que “más del 60 por ciento de las empresas no podrán hacer frente al pago del bono”. Para el dirigente gremial, ese pronunciamiento fue una mera “conjetura”, ya que “los que dicen que no van a pagarlo” no conocen el DNU del Poder Ejecutivo que contiene los pormenores del acuerdo.

"Esta vez acordamos con Funes de Rioja que no salga a hablar en contra del bono. Él acordó con el Gobierno que iba a pagar el bono, y ahora sale a hacer un circo diciendo que no está de acuerdo, que no puede pagar", reveló el dirigente y fustigó: “Sale a tirar piedras cuando acordó con el bono y nos dijo que no iba a salir a hablar en contra".

El bono “es obligatorio para todos”, puntualizó el titular de la CGT durante una entrevista por Radio con Vos, en la que aprovechó para enviar un mensaje a los estacioneros que también relativizaron la posibilidad de pagar el monto de carácter extraordinario: “Si hay alguien que puede pagar ese bono son los de Estaciones de Servicio, con el aumento de la nafta".

Además, en su defensa del compromiso al que la CGT arribó con el gobierno nacional, Acuña agregó que en la reunión con el ministro de la Producción, Dante Sica, se estableció que “el acuerdo fue también para frenar los despidos”. También rechazó las críticas por el levantamiento de una medida de fuerza y sostuvo que “nunca oficialmente declaramos que íbamos a hacer paro”, y “que iba a ser de 36 horas, tampoco”.

"Entre hacer un paro y embocarlo antes de las fiestas, prefiero que los trabajadores tengamos 5 mil pesos más. Tenemos todo el tiempo del mundo para hacer paro", fue el argumento con que cerró el tema, no sin antes responder a las críticas que llueven sobre la central de la calle Azopardo desde el Sindicato de Camioneros: "Los Moyano necesitan estar en los medios permanentemente", concluyó.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ