Declararon inconstitucional la "guerra contra el narcotráfico"
Un freno a los militares mexicanos

La Corte Suprema de México declaró inconstitucional la polémica Ley de Seguridad Interior, que formalizó la actuación de las Fuerzas Armadas en la denominada "guerra contra el narcotráfico", aplicada desde 2008 en ese país y que, lejos de pacificarlo, dejó hasta el momento 170 mil muertes. En una votación casi unánime, 9 votos contra 1, los ministros de la Corte señalaron varios argumentos contra la ley, entre ellos, consideraron que el Poder Legislativo no tiene capacidad para actuar en materia de seguridad interior, que la norma no diferencia entre seguridad nacional y seguridad pública, y que no se contempló la consulta a los comunidades indígenas. 

En la parte resolutiva del fallo, el presidente de la Corte mexicana, Luis María Aguilar Morales, instó al Poder Ejecutivo a modificar la legislación para enmendar las faltas constitucionales marcadas por los supremos. La demanda había sido presentada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (INAI), junto a municipios y legisladores. 

El único integrante de la Corte que votó a favor de la ley fue Jorge Pardo Rebolledo, quien consideró que el Poder Legislativo está en condiciones de pronunciarse en materia de seguridad interior y resaltó que la intervención de las Fuerzas Armadas dentro del territorio mexicano es "es muy necesaria" en el "contexto y realidad social, e indispensable para salvaguardar los derechos humanos de todos en el país".  

Los argumentos de Rebolledo fueron los mismos que impulsaron al ex presidente Felipe Calderón a alinearse con la política de las "nuevas amenazas", bajada por las agencias gubernamentales de Estados Unidos para instalar la llamada "guerra contra el narcotráfico". La política iniciada por Calderón se convirtió en ley recién durante el mandato del actual mandatario Enrique Peña Nieto, que formalizó el nuevo rol de las Fuerzas Armadas. 

A 10 años del inicio de la "guerra contra el narcotráfico", son pocos los mexicanos que sostienen que esta política de seguridad fue un éxito, ya que más de 170.000 personas murieron, hay decenas de miles de desaparecidos y una sociedad cada vez más violenta es el resultado de la guerra contra el narcotráfico. 

Un día antes de que se conociera el fallo, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador —que reemplazará a Peña Nieto el 1 de enero próximo— presentó su Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024 y, aunque fue un férreo opositor a la militarización del país, no se alejó tanto de las políticas actuales e incluso adelantó que el Ejército y la Marina seguirían patrullando las calles de México para garantizar la seguridad ya que, en su opinión, la Policía Federal todavía "no está preparada" para hacerlo. 

El eje de su plan es la creación de una Guardia Nacional, cuyo objetivo será combatir la violencia e inseguridad en el país, y que estará formada por agentes de la Policía y las Fuerzas Armada. López Obrador precisó que la Guardia Nacional se organizará en 266 coordinaciones territoriales en todo el país y con 500 agentes en cada distrito. Comenzará con 150 distritos en 2019, para lo cual necesitará entre 120.000 y 150.000, lo que significará reclutar de manera progresiva a 50.000 nuevos agentes.

.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ