La muerte de Nuria Couto

Después de casi un mes internada en grave estado en el Hospital Argerich, ayer a la tarde murió Nuria Couto, de 18 años, que había recibido 17 puñaladas. El ataque ocurrió el once octubre cuando Couto paseaba por la plaza Irala con su perro y fue atacada sin razón aparente y sin mediar palabra. El ahora asesino resultó ser un veterinario de 27 años de edad con serios problemas psiquiátricos. Después de herir a la chica, el agresor salió corriendo por un sendero del parque y se encontró con un grupo de adolescentes que festejaba un cumpleaños. El veterinario atacó a una chica de quince años, la inmigrante rusa Natalia Grenbenshicova, que sigue grave por dos puñaladas en el abdomen y dos en la espalda. Fue entonces que un vecino que estaba también en la plaza logró frenarlo con un botellazo en la cabeza, mientras otro le sacaba el cuchillo. El asesino siguió resistiéndose y terminó recibiendo un puntazo en la cabeza tan fuerte que la hoja tipo sevillana terminó clavada en el cráneo. Nuria y Natalia tenían en común el barrio y la escuela de bellas artes Manuel Belgrano, donde Couto trabajaba y en la que Grenbenshicova cursaba tercer año. El ahora asesino continúa bajo atención médica en un lugar no divulgado.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ