Sólo Fito Paéz, Pedro Giraudo y Claudia Montero estuvieron entre los ganadores
Grammy Latinos con poca presencia argentina
El rosarino se llevó la categoría de Mejor Canción de Rock, el cordobés la de Mejor Disco de Tango, y la compositora porteña ganó las dos estatuillas por las que competía: Mejor Álbum de Música Clásica y Mejor Obra/ Composición Clásica Contemporánea.

Fito Páez, Claudia Montero y Pedro Giraudo fueron los tres argentinos que ayer ganaron una estatuilla durante la entrega de los Grammy Latinos, con la particularidad de que ninguno de ellos recibió su gramófono dorado durante la ceremonia televisada para 80 países. El rosarino se llevó el galardón a la Mejor Canción de Rock por “Tu vida, mi vida”, incluida en su último álbum, La ciudad liberada. El tema de Páez también competía en la categoría de Mejor Canción, pero ese premio lo ganó Jorge Drexler con “Telefonía”. Montero --que vive en España--, por su parte, ganó en las dos categorías en las que estaba nominada: Mejor Álbum de Música Clásica (por Mágica y misteriosa) y Mejor Obra/ Composición Clásica Contemporánea (Luces y sombras. Concierto para guitarra y orquesta de cuerdas). El cordobés Giraudo -–radicado en Nueva York hace dos décadas--, en tanto, tuvo el Mejor Disco de Tango gracias a Vigor tanguero, que competía contra los de Daniel Binelli y Nick Danielson (Nostalgias), Rodolfo Mederos Trío (Troilo por Mederos, en su huella), Omar Mollo (Tango cosmopolita) y Miguel Pereiro (Mística ciudad).

Los Grammy Latinos son el reconocimiento de la industria de la música a quienes más la ayudan a producir. Si los números son los que mandan, no debería extrañar a nadie que en las premiaciones hayan aparecido nombres como los de Luis Miguel, J Balvin, Maluma, Daddy Yankee, Juanes, Drexler o Carlos Vives. En la lista de galardonados también hubo buena cantidad de artistas desconocidos en la Argentina, producto del peso que algunos géneros tienen en determinados mercados; algunos ejemplos son la música regional mexicana, la música banda, la ranchera y la música tejana.

Quien sí apareció durante la ceremonia televisada desde el MGM Grand Garden Arena de la latinísima ciudad de Las Vegas fue Lali Espósito, pero sólo para entregar un gramófono: ningún músico argentino tuvo la posibilidad de actuar para el público global. La primera performance de la noche fue de Marc Anthony, Bad Bunny y Will Smith, con “Está rico”. Más tarde, Drexler le puso su toque de distinción a la presentación de “Telefonía”, en la que estuvo acompañado por Mon Laferte, Natalia Lafourcade y El David Aguilar. El uruguayo fue el gran ganador de la noche, ya que además del premio a la Mejor Canción, se llevó los de Mejor Grabación y de Mejor Álbum de Cantautor, por Salvavidas de hielo. 

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ