Cartas de lectores
Justina

La Cámara de Diputados provincial dio media sanción a la ley Justina a partir de nuestra iniciativa, ingresada en septiembre, en la que solicitamos la adhesión de la provincia de Santa Fe a la Ley Nacional Nº 27.447, de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, y a todas las disposiciones que correspondan a la llamada “Ley Justina”,

Dicha ley nacional fue aprobada por unanimidad en el Congreso de la Nación el pasado 4 de julio en honor a la niña de 12 años fallecida en noviembre pasado a la espera de un trasplante de corazón.

A partir de las modificaciones a la Ley de Trasplante de Órganos, ahora todos los mayores de 18 años pasaron a ser donantes, salvo que expresen lo contrario. La ley incorporó una reforma de la Ley de Trasplante de Órganos, fue trabajada en conjunto con INCUCAI y ha tomado como testigo el caso de Justina Lo Cane

La ley que propusimos tiene por objeto regular las actividades vinculadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano, en todo el territorio de la República Argentina, incluyendo la investigación, promoción, donación, extracción, preparación, distribución, el trasplante y su seguimiento.

Esto habilita la figura del donante presunto, es decir, ya no se requiere dejar voluntad expresa por la afirmativa sino que se garantiza la posibilidad de realizar la ablación de órganos y/o tejidos sobre toda persona capaz mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de su oposición a que después de su muerte se realice la extracción de sus órganos o tejidos.

En el caso de los menores de edad, la obtención de autorización para la ablación debe ser de ambos progenitores, del que se encuentre presente o el representante legal. También incorpora avances como la definición de los derechos de donantes y receptores y la creación del Servicio de Procuración en hospitales públicos y privados.

Justina nos dejó un legado, su lucha, sus enseñanzas y sus fuerzas en un proyecto que hoy es realidad, su ley. Gracias Justina.

 

* Diputado provincial del PDP

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ