Trump criticó la operación que terminó con el líder de Al Qaida
El magnate reflota a Bin Laden
El mandatario republicano atacó a William McRaven, quien supervisó la captura y asesinato de Osama bin Laden en 2011. Es un elemento más en su guerra contra algunos militares y agentes de inteligencia.
William McRaven supervisó la operación para capturar al líder de Al Qaida en 2011, en Pakistán.William McRaven supervisó la operación para capturar al líder de Al Qaida en 2011, en Pakistán.William McRaven supervisó la operación para capturar al líder de Al Qaida en 2011, en Pakistán.William McRaven supervisó la operación para capturar al líder de Al Qaida en 2011, en Pakistán.William McRaven supervisó la operación para capturar al líder de Al Qaida en 2011, en Pakistán.
William McRaven supervisó la operación para capturar al líder de Al Qaida en 2011, en Pakistán. 

Donald Trump calificó a un miembro de las Fuerzas de Operaciones Especiales (Navy Seal) retirado de la Armada crítico de su presidencia como un “fanático de Hillary Clinton” que debería haber terminado con Osama bin Laden antes. El ataque a William McRaven, que supervisó la operación para capturar al líder de Al Qaida en 2011, es el más reciente en una escalada de la guerra de palabras entre el presidente de Estados Unidos y ex oficiales militares y de inteligencia.

“Es un partidario de Hillary Clinton y un partidario de Obama, y francamente, ¿no habría sido bueno si hubiéramos capturado a Osama bin Laden mucho antes que eso?”, dijo el presidente de Estados Unidos en una entrevista con Fox News que se transmitió el domingo. “Piensa en esto, viviendo en Pakistán, maravillosamente en Pakistán en lo que creo que consideraban una bonita mansión, no sé, las he visto mejores, pero viviendo en Pakistán justo al lado de la academia militar. Todos en Pakistán sabían que él estaba allí y le damos a Pakistán $ 1,3 mil millones al año, ¿y no le dicen nada?”.

Esta crítica se produce tres meses después de que Trump diera el paso sin precedentes de revocar la autorización de seguridad de un ex director de la CIA porque no le gustaron sus comentarios. En una carta abierta, docenas de ex funcionarios de inteligencia condenaron la acción contra John Brennan como “un intento de reprimir la libertad de expresión”.

Más tarde, el domingo, McRaven ensayó una respuesta. “No respaldé a Hillary Clinton ni a ninguna otra persona”, dijo McRaven a CNN. “Soy un fanático del presidente Obama y del presidente George W. Bush, para quienes trabajé. Admiro a todos los presidentes, independientemente de su partido político, que defienden la dignidad de su posición y la usan para unir a la nación en tiempos difíciles. “Sostengo mi comentario de que el ataque del presidente a los medios de comunicación es la mayor amenaza para nuestra democracia en mi vida”.

Los comentarios de Trump también provocaron la condena de varias figuras militares de alto perfil. “El menos noble estadounidense, Cadet Bonespurs @realDonaldTrump, ha reanudado su inestable ataque a uno de nuestros más nobles, el Almirante McRaven, que continúa sirviendo a los Estados Unidos con dignidad y su agudo sentido de la historia”, escribió Paul Eaton, un general retirado. .

Mark Hertling, un ex oficial que sirvió durante 37 años en el ejército de Estados Unidos, dijo: “Bill McRaven no necesita que nadie lo defienda. Ha vivido una vida de servicio al país y enfrentó solo los desafíos más difíciles. Las palabras del presidente son un intento de dividir más al país y politizar a los militares. No debemos permitir que lo haga”.

Ayer, Trump dobló sus afirmaciones de Bin Laden. “Por supuesto que deberíamos haber capturado a Osama Bin Laden mucho antes de lo que hicimos. Lo señalé en mi libro justo ANTES del ataque al World Trade Center”, escribió Trump en relación con su libro de 2000, The America We Deserve. (Los Estados Unidos que merecemos). “El presidente Clinton perdió su oportunidad”, continuó, y aparentemente una referencia a la revelación de Bill Clinton de que perdió la oportunidad de matar a Bin Laden porque habría significado destruir una ciudad en Afganistán. Le pagamos miles de millones de dólares a Pakistán y nunca nos dijeron que vivía allí. ¡Tontos!

“Ya no le pagamos a Pakistán los miles de millones de dólares porque ellos tomarían nuestro dinero y no harían nada por nosotros; Bin Laden es un ejemplo perfecto, y Afganistán es otro. Eran solo uno de los muchos países que toman de los Estados Unidos sin dar nada a cambio. ¡Eso está terminando!”

Cuando el anfitrión Chris Wallace le preguntó qué tan “oscuro” estaba su estado de ánimo después de las decepcionantes elecciones de mitad de mandato de los republicanos, Trump insistió en minimizarlo y dijo que los informes de que estaba enojado eran “noticias falsas y repugnantes”.

Trump luego criticó a dos de sus oficiales superiores, aludiendo a Kirstjen Nielsen, secretaria de seguridad nacional, y al jefe de personal, John Kelly, insinuando que pronto podrían quedarse sin trabajo. “Quiero que se ponga mucho más dura y veremos qué pasa”, dijo sobre Nielsen cuando se le preguntó sobre sus perspectivas para la Casa Blanca.

Hablando sobre Kelly, Trump dijo que había “ciertas cosas” sobre el desempeño general del marino retirado que no le gustaban, y agregó: “John en algún momento querrá seguir adelante”.

En otra parte de la entrevista, Trump afirmó que desconocía que su fiscal general interino, Matthew Whitaker, criticaba abiertamente la investigación de Mueller; que no quería escuchar la cinta del asesinato de Jamal Khashoggi por parte de un escuadrón saudí porque es una “grabación penosa”; y que los republicanos habían “ganado” las elecciones de mitad de mandato, a pesar de las pérdidas históricas en la Cámara.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ