La investigación de la muerte del periodista Martín Licata
La hipótesis de un presunto homicidio
Es intensa la búsqueda de la mujer que fue con el joven periodista al albergue transitorio donde fue encontrado sin vida. No hay imágenes del lugar porque las cámaras de seguridad no funcionaban.
La muerte de Martín Licata está siendo investigada como presunto homicidio.La muerte de Martín Licata está siendo investigada como presunto homicidio.La muerte de Martín Licata está siendo investigada como presunto homicidio.La muerte de Martín Licata está siendo investigada como presunto homicidio.La muerte de Martín Licata está siendo investigada como presunto homicidio.
La muerte de Martín Licata está siendo investigada como presunto homicidio. 

La muerte del periodista Martín Licata está siendo investigada como un presunto homicidio, y es intensa la búsqueda de la persona que estuvo con él hasta el momento en que perdió la vida. PáginaI12 pudo saber que ya declararon como testigos la madre de Licata, Mónica Ibáñez, y sus hermanas Mariana y Mariel en la fiscalía a cargo de Marcelo Roma. “La investigación por el homicidio comenzó anoche cuando fue identificado”, expresó una fuente ligada a la investigación. Licata, el trabajador de prensa de 27 años que era buscado desde el sábado pasado cuando salió de su casa de Floresta y dejó de comunicarse con su familia, fue encontrado ese mismo día en un albergue transitorio con signos de ahorcamiento. La Justicia llevaba adelante la búsqueda de paradero del joven y en paralelo el intento por identificar un cuerpo sin vida hallado el sábado en el hotel ubicado en la calle Ramón Falcón al 3000 acompañado por una mujer de unos 25 años. 

Con el pseudónimo D’Amico, Licata escribía en La Batalla Cultural y Kontrainfo, entre otros medios. Su cuenta de Facebook se transformó en un obituario y allí sus compañeros insistieron en que lo mataron. Sin embargo, los investigadores afirman que más allá de las teorías, es prematuro establecer qué pasó sin bases sólidas. “La familia está muy dolida y espera que la investigación aclare los hechos que le sucedieron a Martín”, comentó uno de sus allegados. “Por ahora se está investigando si fue un homicidio, si se comprueba esto y no una muerte accidental se buscará a la persona que estaba con él, y después se tratara de establecer el móvil”, graficó la fuente. La suspicacia surgió a partir del dato de que no hay imágenes de las cámaras de seguridad callejeras y tampoco las del hotel. 

Licata fue identificado el miércoles a la noche por sus familiares. Una cicatriz en el abdomen y las fotos del cuerpo habían permitido una primera identificación de la víctima. Tras la desaparición del joven la familia había presentado un hábeas corpus ante la Fiscalía Nº 5, a cargo de César Troncoso, que arrojó resultados negativos respecto de su registro en dependencias públicas. 

Ahora el objetivo principal de los investigadores es identificar a la mujer que estuvo con Licata en el hotel y que se retiró antes de que se descubriera el cuerpo sin vida del joven. Para la justicia la muchacha se llevó el celular de Licata que resulta imprescindible para determinar no solo los movimiento que realizó el periodista antes de ingresar al hotel sino hacia dónde se dirigió la mujer luego de que abandonara a Licata. 

La ausencia de imágenes complica la identificación de la joven pero también el hecho de que el celular permanezca apagado aunque la familia sostiene que poco después de haber perdido contacto con Licata su teléfono tuvo alguna actividad.

La búsqueda de la familia fue frenética. Su hermana Mariel había precisado a través de Facebook que Martín “salió de casa a las 9 del sábado y desde entonces no tenemos noticias de él. Tiene 27 años, mide 1,85 y llevaba puesta la camisa azul de la foto, un jean negro y zapatillas blancas”. Y contó que solo hubo una respuestas a los pedidos que hicieron pero que no aportó nada a la búsqueda.  

“Se supone que el hombre moderno es más libre que nunca en la historia porque tiene libertades democráticas, libertad de expresión, libertad de culto, libertad sexual, y sobretodo es libre porque puede vender todo, y libre porque puede comprar todo, busca en la sociedad de consumo, en los objetos, la plenitud que perdió en las relaciones modificadas por la producción, la libertad del hombre aparece no de forma directa sino mediante el trueque en el mercado. ¿No es el mercado el ente que regula el carácter ideológico bajado por los medios de comunicación masivos?”, se preguntaba Licata en uno de sus últimos escritos.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ