Llegó a La Habana el primer contingente de 205 profesionales que se retiran
Los médicos de Brasil de vuelta a Cuba
Ocho mil médicos de la isla atendían a las poblaciones más pobres bajo un convenio firmado por Dilma. Bolsonaro los llamó “esclavos” y Cuba dio por terminado el programa y comenzó ayer la repatriación.
Con las banderas de las dos naciones, los médicos abandonan Brasil hacia Cuba.Con las banderas de las dos naciones, los médicos abandonan Brasil hacia Cuba.Con las banderas de las dos naciones, los médicos abandonan Brasil hacia Cuba.Con las banderas de las dos naciones, los médicos abandonan Brasil hacia Cuba.Con las banderas de las dos naciones, los médicos abandonan Brasil hacia Cuba.
Con las banderas de las dos naciones, los médicos abandonan Brasil hacia Cuba. 

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, recibió ayer en La Habana al primer grupo de 205 médicos repatriado de Brasil tras la decisión del Gobierno de la isla de cesar su participación en el programa “Más Médicos” en protesta por unas polémicas declaraciones del mandatario electo Jair Bolsonaro.

Díaz-Canel saludó a cada uno de los profesionales a su llegada en un vuelo de la aerolínea Cubana de Aviación encargada del traslado de los 8.332 integrantes del contingente de médicos que comenzaron su retirada de Brasil en un cronograma que debe concluir el próximo 12 de diciembre, según las autoridades de la isla. Se trata del primer grupo de los doctores cubanos que deben regresar de Brasil, luego que La Habana decidiera retirarse del acuerdo que auspiciado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) mantenía con Brasil desde hace cinco años.

“Ustedes son más que médicos porque han regresado a la Patria con una vivencia revolucionaria tal que los ha engrandecido”, dijo el mandatario. El gobernante resaltó el “desinterés, altruismo, entrega plena” de los cooperantes que prestaron servicios en lugares donde no había asistencia médica y “fueron capaces de curar enfermos y también de animar el alma de millones de brasileños, dieron el cariño que no habían recibido”.

“Regresamos hoy, y así lo harán nuestros colegas, con todo el honor y la dignidad del mundo. Nunca permitiremos amenazas ni que cuestionen el humanismo y la profesionalidad con que atendimos a nuestros pacientes brasileños”, dijo uno de los médicos.

El ministerio de Salud Pública de Cuba anunció la semana pasada que retiraría a su personal del programa “Más Médicos”, que atendía municipios remotos y pobres de Brasil. El ministerio afirmó que esa decisión en respuesta a las palabras “amenazantes y despectivas” del presidente electo Bolsonaro, que consideró a los médicos cubanos como “esclavos” de una “dictadura” y anunció modificaciones al programa.

Según los acuerdos con la OPS, los cubanos recibían el 30 por ciento de su salario en Brasil y el 70 por ciento iba al Gobierno cubano, algo “inaceptable” para Bolsonaro. El líder ultraderechista brasileño, que asumirá la Presidencia el próximo 1 de enero, también cuestionó la preparación de los médicos de la isla y que no fuesen sometidos a la revalidación de sus títulos como los demás profesionales extranjeros.

En el recibimiento a los médicos, el ministro de Salud Pública dijo que los pronunciamientos de Bolsonaro confirmaron que “estaba dispuesto a afectar la atención de salud de más de 30 millones de brasileños” y reconoció el “impacto” de la decisión cubana. “Nunca se había ofendido tanto ni en tan corto período de tiempo la escuela de salud cubana y a nuestros profesionales, con el propósito de construir una gran operación de ruptura del programa y desacreditar, por esa vía, una de las conquistas más grandes de nuestra Revolución”, sostuvo.

Cerca de 170 doctores que se encontraban de vacaciones en Cuba viajaron a Brasil para organizar personalmente el fin de su misión en el mismo avión que trajo de vuelta a los primeros colaboradores, mientras está prevista la llegada en las próximas horas de otra aeronave con un nuevo grupo de médicos repatriados. La participación de los médicos cubanos en el proyecto “Más Médicos” comenzó en 2013 bajo la entonces presidenta brasileña, Dilma Rousseff, con el objetivo de garantizar la atención sanitaria a comunidades desfavorecidas en favelas y zonas pobres y apartadas. Desde entonces más de 20000 profesionales cubanos atendieron a 113 millones de pacientes brasileños en 34 distritos especiales.

De acuerdo con el Consejo Nacional de las Secretarías Municipales de Salud de Brasil, los cubanos son el 90 por ciento de los médicos contratados por “Más Médicos” que aceptaron dar asistencia en aldeas indígenas y el 100 por ciento de los designados para 611 ciudades que tras su salida pueden quedarse sin cobertura sanitaria. Grupos locales brasileños alertaron en los últimos días sobre el peligro de un “apagón sanitario” en algunas regiones del país por la salida de los cubanos.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ