Una violación impune en Estados Unidos
Creyó que era el novio, tuvo sexo y el hombre no fue condenado

La vida de Abigail Finney, estudiante de la Universidad de Purdue, en el estado de Indiana, cambió radicalmente en enero de 2017. Una noche se reunieron en su cuarto del campus ella, su novio y dos amigos de él. Después de cenar (los jóvenes bebieron bastante, pero Abigail no tomó alcohol) los chicos se entretuvieron con videojuegos y ella, aburrida, se fue a dormir. 

Tiempo después, Abigail, semidormida, sintió que su novio se acostaba a su lado y la abrazaba por la espalda. El chico empezó a acariciarle los pechos y ella respondió a sus caricias e hicieron el amor brevemente. Minutos después, la chica fue al baño. Al volver, quedó en shock: en la cama con ella no había estado su pareja, sino Grant, uno de sus amigos.

"Recuerdo que me sonrió. Fue una imagen extraña. Me puse frenética. No sabía lo que estaba pasando", contó. "Empecé a buscar a mi novio y desperté a todos. Mi novio estaba durmiendo en un sillón, porque mi cama le resultaba chica".

Abigail le contó todo lo que pasó con Grant. El problema es que no sabía cómo catalogarlo, porque si bien sabía que era una violación, legalmente no lo tenía claro, ya que no fue forzada a tener relaciones sexuales. "Me siento violada. Esto se siente mal. Pero no sé si es ilegal", les dijo más tarde a dos amigas.

Su novio la acompañó a presentar la denuncia y a ser revisada en un centro asistencial. La policía detuvo rápidamente a Grant, quien admitió "que tuvo sexo con la víctima sabiendo que ella creía que él era su novio".

"Estoy menos protegida que la propiedad en este estado. Como si mi cuerpo pudiera ser usado y tomado y no representa un delito", alegó Abigail.

Todo esto ocurrió en enero del 2017, pero el caso sigue dando que hablar ya que finalmente Grant fue declarado inocente tras una larga batalla judicial. En ese sentido, el abogado de Grant fue clave en lograr su propósito al destacar que mentir no significaba necesariamente que todo había sido una violación e insistir en que Abigail había consentido en tener relaciones, aunque fuera con una persona distinta. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ