Superclásicas
  • Recurso denegado. El Tribunal de Apelaciones de la Conmebol rechazó ayer el pedido de Boca para suspender la final de la Copa Libertadores y proclamarse campeón tras los incidentes ocurridos en las inmediaciones del estadio Monumental, al confirmar “en todos sus términos” la sentencia de la Unidad Disciplinaria de la entidad que obligó a reprogramar el encuentro. Resta conocer si el club, como adelantó su titular, Daniel Angelici, se presentará ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).
  • Con la conciencia tranquila. Jonatan Maidana aseguró luego del entrenamiento en Madrid que el plantel de River está tranquilo porque todo el tiempo se preocupó por sus colegas de Boca en los incidentes que terminaron por suspender la segunda final de la Copa Libertadores. “Tenemos la conciencia tranquila por cómo nos comportamos con los jugadores de Boca, en todo momento nos preocupamos y estuvimos pendientes, más cosas no se pueden agregar, actuamos de buena fe, lamentablemente vivieron un episodio desagradable”, dijo el central.
  • La vergüenza de Tocalli. Hugo Tocalli, ex entrenador del seleccionado argentino Sub-20, dijo en Bahía Blanca que “da vergüenza que nos sacaran el superclásico para llevarlo a Europa”. “Es raro, vergonzoso, el otro día yo estaba con la familia preparado para ver un clásico en el que no quise ir a la cancha porque quería verlo con mis nietos, con mi familia y ver eso me puso muy triste”, agregó el técnico de 69 años, actual coordinador de las divisiones inferiores de San Lorenzo. Tocalli afirmó que “me puso muy triste por el fútbol y porque había dos presidentes de instituciones tan importantes que se estaban peleando para ver si se juega o no se juega”. “En mis catorce años de selección y dos años de selección mayor me tocó recorrer el mundo y esto se sabe en todos lados”, agregó.
  • Raro, pero sin remedio. Fernando Gago, referente de Boca, admitió ayer que le parece extraño jugar la final de la Copa Libertadores en el estadio Santiago Bernabéu, donde disputó 62 partidos con la camiseta del Real Madrid entre 2007 y 2011. “Es muy raro jugar la final acá, una Libertadores en Europa. Pero bueno, nosotros tenemos que afrontarlo y adaptarnos para estar en las mejores condiciones posibles”, analizó el mediocampista de 32 años.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ