Eguillor pasó 36 horas en el penal
En libertad y por televisión

La Justicia ordenó la liberación de Rodrigo Eguillor, el joven acusado de violar una chica de 22 años y que estaba detenido desde el martes cuando en el aeropuerto de Ezeiza efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) le impidieron la salida del país. Eguillor aseguró que estaba por volar a España, para ver la final de la Libertadores, pero los investigadores descubrieron que no tenía pasajes en ninguna aerolínea y tampoco tenía equipaje.

La decisión fue tomada por el Juzgado de Garantías 2 de Lomas de Zamora, que notificó a las autoridades de la unidad penal Roberto Petinatto. Según fuentes judiciales, la liberación se basó en los reportes de “buena conducta” y luego de constatar el domicilio. Eguillor estaba detenido por haber insultado y maltratado a agentes de la PSA y autoridades del aeropuerto de Ezeiza y no por la causa de abuso sexual.

Pasado el mediodía Eguillor dejó el penal de Ezeiza y se enfrentó a los medios con la misma actitud soberbia expuesta en videos y comunicaciones anteriores. “Me trataron de primera acá, me dieron de comer, bárbaro”, dijo en tono socarrón ante las preguntas de los periodistas. Aseguró también que no se arrepentía de nada porque se consideraba inocente. Por lo único que pidió perdón fue por uno de los videos que subió a Instagram con declaraciones misóginas, racistas y xenófobas. “Esa no es mi visión de las mujeres ni de la vida. Fui un chico que estaba bajo un estrés psicológico y mediático”, intentó justificarse. Por la tarde siguió su raid mediático, con la misma actitud hiperkinética y canchera.

La denuncia que tomó estado público contra Eguillor fue realizada en la Fiscalía Criminal y Correccional N°22 a cargo del fiscal Eduardo Cubría por la joven de 22 años que contó que el pasado 15 de noviembre Eguillor la obligó a tener sexo, sin preservativo, en un departamento ubicado en Independencia y Piedras. Según la denuncia y las amigas de la joven, que relataron el caso por las redes sociales, la joven intentó escaparse por el balcón, pero en ese momento el acusado la tomó del cuello, la introdujo en el departamento y la violó.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ